Griezmann vuelve a tiempo: el Barça y un Metropolitano a reventar

El jugador francés empieza a recuperar su fútbol y se reencuentra con toda la afición en el estadio.

Después de más de cien partidos como rojiblanco, Griezmann volvió al encuentro cero. El francés acudió al infierno, a su infierno, aquel estadio donde falló ese penalti ante Navas. Tenía miedo y la confianza baja, pero un jugador de su talla no se achanta ni ante mil demonios. Saltó y la metió en San Siro, quitándose de un plumazo ese peso que le ha perseguido desde 2016.

Este gol no hará recuperar el trofeo perdido en aquella final, pero sí limar asperezas con la afición. El perdón se lo debe ganar partido a partido, como así hicimos con muchos otros que volvieron tras unos años de Erasmus. Sin embargo, tengo la sensación de que este encuentro va a suponer un punto de partida para Griezmann: mató los fantasmas del pasado, se reconcilió con el gol y tiene las agallas suficientes como para reivindicarse en el Metropolitano ante el FC Barcelona.

Nos os voy a negar que me alegré doblemente al saber que ese zurdazo era de Griezmann. Jugó un partido de mucho nivel, dando salida al balón, organizando el juego, siendo vertical y profundo. A eso se le sumó que poco a poco se acopla a un estilo totalmente diferente al que teníamos antes, que empieza a conectar con Joao y Suárez y, lo que más me gustó, ver cómo se asociaba casi de memoria con Lemar. Por otro lado, su trabajo, entrega y participación defensiva siempre será aplaudida por mi parte.

La posición de Griezmann ha cambiado por completo y ya no es esa figura de la que dependía todo el equipo. Ahora juega detrás de los dos delanteros, debe estar atento a las subidas de Llorente o Carrasco y tiene que hacer que el equipo avance hacia delante desde el centro del campo. Es decir, está más lejos de la portería, pero tiene la calidad suficiente para empujar al equipo hacia el gol. Ya no es la estrella, es uno más en un equipo campeón.

Y en este camino del héroe para conseguir su perdón llega la madre de todos los partidos: Griezmann ante el Barça. A este combo se le suma que habrá Metropolitano con aforo completo. Espero que nadie pite y que reviente el estadio para llevarnos tres puntos de oro. Griezmann saldrá con el cuchillo entre los dientes, de eso estoy seguro. Quiere el perdón y quiere ser perdonado en casa, con goles y asistencias. El sábado seguirá la fiesta.

Cosas que te pueden interesar:

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

2 Comentarios

  1. Ojalá sea cierto, y Griesman se salga, aunque yo creo que el que la va a romper de verdad, será Lemar. Es un jugador que va a más, y eso que yo por ejemplo,rajé mucho de él, claro que duranrte mucho tiempo sin entenderlo, salío al campo con más pena que gloria.

    Escribe una respuesta
  2. Toalmente de acuerdo, de Lemar lo que más me dolía eran sus perdidas de balón peligrosísimas, pero ha valido la pena esperarle.

    Ahora a esperar a Joao Félix que va «in crescendo» y a Cunha, esperemos que también valga la pena esperarles.

    Griezmann tiene el handicap de que tuvo un nivel muy alto y claro, le esperamos a ese nivel.. no se yo si volverá a ser el que era pero mientras aporte y no se haga esperar mucho a mí me vale

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies