El Cholo vuelve a los orígenes

Fue en enero de 2012 cuando llegó el Cholo al Atleti y se hizo cargo del equipo en La Rosaleda. Ahí empezó todo, hace ya más de un lustro. Con él vino la segunda Europa League en Bucarest, y otra Supercopa de Europa en Mónaco. La Liga frente al Barcelona en El Nou Camp y la Copa frente al Madrid en el Bernabéu. Y Supercopa de España que festejamos contra los mismos en el Calderón al que Los 50 rinden tributo con necesaria exposición (donde se puede ver este trofeo) en el Matadero de Madrid hasta el 8 de abril. Las dos finales de Champions que nos empataron de aquellas maneras arrebatándonoslas en una prórroga y unos penaltis que nos han hecho aún más fuertes. Ya estamos en cuartos. Gracias Cholo.

Comenzábamos la temporada con una plantilla a la que los poetas del balón querían ver bailando ballet y empatamos los dos primeros partidos de Liga contra dos recién ascendidos. Los que no le perdonan al Cholo que haya reventado el duopolio cuestionando el poder de las inversiones y devolviendo la pasión y la fe al fútbol, poniendo al aficionado que va al campo como protagonista del espectáculo. Haciendo posible el milagro de ganar una Liga a los dos mejores equipos del mundo. Esos odiadores apesebrados se frotaban las manos con cada empate del Atleti, con cada titular lesionado, con las pequeñas miserias inventadas y, por supuesto, asegurando la segura marcha del que ha obrado el milagro. Que sí, que algún día se irá, pero que no empujen tanto o les tendrán que dar puntos en el ojete.

Ayer volvió el Cholo al Atleti de siempre. El que más les jode. El que parece que no juega a nada sin dejar jugar al otro equipo. El que es un reloj de precisión suizo en defensa aunque apenas tenga posesion en el centro del campo. El que tiene a Griezmann y a Torres (increíble partidazo ayer del de Fuenlabrada dando las dos asistencias de gol y defendiendo como un león) sacrificándose por el equipo cuando no tenemos el balón. El Atleti gris que gana, que importuna, que sabe manejar el juego trabado y que es capaz de marcar dos goles en dos jugadas de Koke y Filipe donde Fernando Torres hace una excepcional labor de pivote dando la asistencia que el centrocampista vallecano y el lateral brasileño culminan como si fueran auténticos y experimentados delanteros. Con temple de balón y una frialdad impropia de su demarcación.

Empezó ayer el Cholo con seis canteranos (que alguien le pase la alineación al entrenador de la Real, por favor). Acabó con cuatro centrales para ver la recuperación de los uruguayos sin quitar a Lucas (siempre cumple sin sobresaltos, me gusta mucho) ni a Savic (me genera desconfianza, como Thomas, pero solventan a su manera). Marcamos dos goles aprovechando al máximo nuestras oportunidades y fastidiando un poco a los listos del balón que andaban erre que erre con que nos falta gol (y nos faltaba).
Ayer volvimos a dejar la portería a cero. Volvió el Cholo a los orígenes, volvió el Atleti guerrillero y tocahuevos, el que jode a los del duopolio, el que ha dormido tercero.  Y el martes viene Eusebio. Qué ganitas le tengo.

Vamos, Atleti, vamos.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

Autor: Santi Riesco

Adicto al Atleti. Exageradamente. Periodista. Vaqueiro d'alzada. Creyente. La persona es lo primero. Pérez de segundo. ¿He dicho lo del Atleti? Desde el 2005 hago el indio en un blog donde publico reflexiones, dimes y diretes sobre el Glorioso desde el primer anfiteatro del fondo sur. O por ahí.

Comparte este contenido en

1 Comentario

  1. este es el ATLEETII, Q SE LEVANTA ANTE LAS ADVERSIDADES, CON FE Y TESON.FORZAA ATLEETII.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies