Que acabe ya

Llegados a este punto, lo mejor que podría ocurrir es que esto acabe cuanto antes. El Atleti está a un punto, que además puede que ni tan siquiera necesite, de certificar la segunda plaza, y los jugadores, todos, es difícil salvar a alguno, están ya pensando en sus cosas. Simeone había conseguido mantener la tensión competitiva con la golosina de la segunda plaza hasta que, casi certificada ésta, todo se derrumbó en Cornellá.

En la primera parte se extinguieron los últimos rescoldos de la combatividad, el equipo estuvo bien, incluso con opciones de gol, pero todo se desmoronó en la última jugada antes del entretiempo, un mal pase de Griezmann en la frontal provocó la estampida del lateral izquierdo del Español, Pedrosa, que recorrió toda la banda zurda con ritmo de velocista. Al llegar al área contraria Savic midió mal y le abrió de par en par la puerta de la zona de peligro y en el intento de despejar el pase de la muerte, Godín, para certificar el desaguisado, marcó en propia puerta. De ahí al túnel de vestuarios.

En la segunda parte Simeone metió de inicio a Correa en sustitución de Savic, que también se lesionó en la jugada de marras. En seguida llegó el segundo gol del Español en una contra comandada por Melendo. Iglesias ganó la espalda a Filipe e hizo el segundo. El espíritu combativo del Atleti se había quedado en el vestuario. Salieron Montero y Vitolo, el primero para devolver a Saúl al centro del campo y el segundo en el lugar de Rodri, que había propiciado la jugada del segundo gol con un error grosero en pase horizontal que lanzó la contra del equipo catalán. Ni Correa ni Vitolo aportaron nada al juego. El Atleti no existió en toda la segunda mitad, no hubo reacción, ni siquiera intento. El equipo blanquiazul dominó el partido a placer. Ejecutó posesiones infinitas en el que los jugadores rojiblancos parecían fantasmas persiguiendo viejas sombras del pasado. Por pura dinámica cayó el tercero, en un penalti absurdo de Juanfran, cobrado por el árbitro, Munuera, en contra de lo que viene siendo norma con las cargas dentro del área. Fue el doblete para Iglesias y lo mejor que ocurrió fue que aquello acabase. Una segunda parte infame, impropia del Atlético de Madrid, en la que es imposible rescatar nada positivo, salvar siquiera a un solo jugador.

Griezmann brindó un partido desastroso. Foto: Rubén de la Fuente
Griezmann brindó un partido desastroso. Foto: Rubén de la Fuente

Tal vez solo sea un mal partido de fútbol de unos jugadores que ya no encuentran motivación para cerrar una temporada que está de facto acabada, pero lo cierto es que partidos como el de ayer abrirán la dañina senda de la especulación. Que si Simeone no confía en Montero por poner a Saúl de central y la renovación de la defensa no vendrá por ahí, que si tal vez lo de Godín se esté exagerando, que si Vitolo y Correa no van a seguir de ninguna de las maneras, que si Rodri y sus pases horizontales, que si Filipe, que si Lemar y claro, que si Griezmann. Tal vez solo sea un partido de fútbol y la renovación del equipo no vaya a tener nada que ver con él pero con este escenario, lo mejor sería que no se repita y claro, que esto acabe cuanto antes.

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. Jose Luis, buenos dias.
    Me gusta que inicie el comentario del primer gol, donde realmente comenzó. En un pase, que es difícil de explicar en un futbolista de la calidad técnica que tiene Griezmann. Ese pase mas bien parece que responde a la actitud de un «sobrao».
    Y mira que no se empezó mal el partido. Hasta hubo minutos en los cuales se estaba dando una buena imagen.
    No sé lo que sucedió en el vestuario en el descanso. Pero lo mismo que la sustitución de Rodri posteriormente, es como consecuencia de dos perdidas impropias de su buen hacer en la temporada, que culmina con un pase que yo no veo que sea erróneo, ya que él juega a un espacio libre, que deberían ocupar alguno de los centrales, no creo, ya digo, que Griezmann no mereciera un buen rapapolvo en el descanso.
    Es actitud. Si un líder, como debe ser Griezmann, ven sus compañeros que deambula por el campo en formas que me recuerdan a muchos de los jugadores que tienen nuestros malos vecinos, es lógico que varios de sus compañeros no sientan la presión de hacer algo más que desear que termine el partido.
    Simeone por otra parte sigue con sus experimentos. No tiene claro donde quiere ubicar a Saúl. No tiene claro como quiere situar su centro del campo y con quienes quiere jugar.
    Estos partidos deberían servir para dar mas continuidad a Montero, si se quiere buscar en él al sustituto de Lucas.
    Ayer en el segundo gol del Español se notó que Saúl no sabe cerrar, corriendo hacia atrás, el pase que podía dar Melendo a Borja Garcia, dejando prácticamente todo el espacio para que nunca pudiese llegar Oblak.
    En cuanto a Godin he escuchado que el Aleti le llegó a ofrecer, en Diciembre, dos años más de contrato a razón de 7 millones de euros, mientras el Inter le ha ofrecido, y por ello se irá, 6,750 millones de euros pero tres temporadas.
    Al Inter le sale mas barato, ya que en Italia los impuestos son bastante menos.
    Al Aleti esos dos años le suponen alrededor de 28 millones de euros. Al Inter esos tres años no llegan a 25. Cuestion de fiscalidad.
    Que termine pronto, si.
    Que salga Simeone a rueda de prensa a justificar el partido alegando que seguimos estando en esa segunda plaza, empaña.
    Creo que los aficionados del Aleti, no nos merecemos este tipo de actitud por parte de los jugadores.
    Salud.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies