Los retos pendientes de Simeone

Esta última semana ha sido muy especial para Diego Pablo Simeone. En plena jornada copera, el técnico argentino ha alcanzado los 400 partidos dirigiendo al Club Atlético de Madrid. Aunque todavía lejos de los 612 de Luis Aragonés, el ‘Cholo’ es el segundo entrenador en la historia del cuadro rojiblanco en alcanzar tan emblemática cifra. Por el camino, el bonaerense deja el mejor porcentaje de victorias de la historia de la entidad (61%), con 247 triunfos y las vitrinas repletas de nuevos trofeos. Siete, ni más ni menos. Nadie, ni siquiera don Luis, cosechó tantos en sus 15 temporadas como preparador colchonero. Diego Pablo lo ha logrado en apenas siete y media.

“Lo mejor de estos 400 partidos es que el Atleti tiene una identidad”. Así de contundente sonaba en rueda de prensa la voz del argentino al referirse a este tema. Con su desembarco en el banquillo rojiblanco, Simeone ha creado una escuela destinada a cambiar para siempre el rumbo del Atlético de Madrid. En pleno auge del ‘guardiolismo’, la doctrina del ‘Cholo’ irrumpió como contraposición al fútbol excelso que había permitido al Barcelona dominar el mundo del fútbol durante cuatro años casi ininterrumpidos. Su filosofía revolucionó los cimientos del balompié europeo y convirtió a un equipo hundido y deshecho en uno de los bloques más compactos y competitivos de Europa. Todo ello, con una receta básica: el esfuerzo no se negocia.

Es cierto que el fútbol del Atlético de Madrid ha ido evolucionando con el paso de la era Simeone. Sin negociar los principios elementales de su doctrina (1-4-4-2 con doble pivote, repliegue intensivo, agresividad defensiva, fortaleza en la estrategia y velocidad al contragolpe), el ‘Cholo’ ha ido moldeándose a su plantilla. Poco queda de aquel Atleti de los Arda Turan, Adrián López, Diego Ribas y Radamel Falcao. Lejos de renunciar al juego asociativo de aquella primera época, Simeone fue adaptando su estilo por uno más directo y agresivo al espacio. Ese fútbol encontró su clímax en la temporada 2013/2014, donde el Atlético de Madrid firmó la mejor temporada de su centenaria historia conquistando la Liga y llegando a la final de la Champions. Ahora, con un Costa menos explosivo y un Griezmann más protagonista que Villa, el ‘Cholo’ tiene ante sí el desafío de combinar la calidad técnica de su prometedora plantilla sin tambalear los cimientos que construyeron su éxito.

Mientras el Atleti trata de reencontrarse, los colchoneros siguen ganando. Sin estar a su mejor nivel, el conjunto rojiblanco está a tres puntos del liderato en Liga y clasificado para los octavos de final de la Champions y de la Copa del Rey. Más allá de la estética, nadie puede reprochar nada al Atlético de Madrid a nivel práctico. Los resultados hablan por sí solos. Y el fútbol, que va de jugar bien y no bonito, ha dado la razón al argentino en infinidad de ocasiones. Pese a que su Atleti cuenta con los mejores registros ofensivos de su historia, el mayor legado de Simeone se encuentra en el monopolio que han ejercido sus porteros en el Trofeo Zamora. En sus seis temporadas completas como entrenador colchonero, sus cancerberos han logrado el galardón en cinco ocasiones (dos Courtois y tres Oblak). Tan solo Moyá en la 14/15 se quedó sin ser el portero menos goleado del campeonato liguero.

Muchos se preguntan cuántos años de ‘cholismo’ quedan en el Atlético de Madrid. En principio, el contrato de Simeone expira en 2020. Sin embargo, tanto club como técnico ya han mostrado su predisposición a extender el vínculo durante varias temporadas más. ¿Qué retos le quedan al argentino al frente del Atlético? A nivel estadístico, el ‘Cholo’ tiene por delante el desafío de superar a Luis Aragonés y convertirse en el entrenador con más partidos en la historia del Atlético de Madrid. Un hito lejano, pero más que posible. En el horizonte también aparece el nombre de Miguel Muñoz, que es el entrenador que más partidos oficiales ha dirigido de forma consecutiva en un equipo español (596 con el Real Madrid).

Sin embargo, el gran reto deportivo y personal de Diego Pablo Simeone pasa por conquistar la primera Liga de Campeones de la historia del Atlético de Madrid. El argentino, que rozó la gloria por dos ocasiones en Lisboa y en Milán, es consciente del desafío que supone para el club poder alcanzar el único título que falta en su palmarés jugando la final en el Estadio Metropolitano. “Soy cabezón y voy buscando algunas cosas que nos faltan”, confesaba ante los medios en la previa del partido frente al Barcelona. El sueño de la Champions ronda su cabeza. Pero, mientras tanto, su mente sólo se focaliza en ganar al Real Valladolid. Partido a partido, a por otros 400. Eterno ‘Cholo’.

Autor: David Gómez

Alcarreño. Adicto a la buena música y a la escritura. Estudiando y haciendo periodismo con un micrófono y un papel. Esclavo de una pasión llamada Atlético de Madrid.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies