Diego Costa: crónica de un fichaje no anunciado

Cuando el 1 de junio el TAS en su sentencia anunció que el Atlético no podría inscribir jugadores hasta el 1 de enero de 2018, todo hacía indicar que los rojiblancos vivirían un verano bastante tranquilo a pesar del anuncio del club por sus canales habituales afirmando que habría refuerzos para el mercado invernal: «Desde hoy trabajaremos para cerrar cuanto antes las operaciones en marcha e inscribir a los jugadores el 1 de enero». Tras esto, en una de las operaciones más rocambolesca que se recuerda, el conjunto rojiblanco anunció a Vitolo a mediados de agosto.

Faltaba (y falta) la incorporación de un delantero centro. Todo apuntaba a Lacazette, tanto él como Aulas (presidente del Olympique de Lyon) declararon en varias ocasiones  el deseo de recalar en el club madrileño y lo cerca que estaba el acuerdo. Sin embargo, la noche del 7 de junio todo dio un vuelco y desde entonces el retorno de Diego Costa es la única opción para ser el acompañante de Griezmann. En estos dos meses y medio todo y nada ha cambiado. ¿Qué ha pasado en todo este tiempo?

Diego Costa cambia el rumbo de todas las especulaciones

El 7 de junio, tras el España-Colombia en Murcia, el de Lagarto soltó la bomba. Aseguró tener un SMS de Antonio Conte en el que le decía que no contaba con él para la próxima temporada, con estas palabras, dejaba abierta la posibilidad de volverse a entrenar a las órdenes de Simeone y de paso, aprovechaba para meterle presión al Chelsea: «Si el entrenador no cuenta contigo, hay que salir sí o sí. Me tienen que vender en las rebajas. Volver al Atlético sería bonito, pero hay que pensar todo. Hay Mundial y hay que pensar. Necesito jugar. Estar cuatro o cinco meses sin jugar es complicado, pero la gente sabe que quiero mucho a los compañeros del Atlético, me encanta vivir en Madrid.» No fueron éstas las primeras palabras de Costa hablando de un posible retorno, antes, en la madrugada del 21 al 22 de marzo, en una entrevista concedida a la Cadena Ser, el hispano brasileño habló de lo cerca que estuvo de volver a Madrid en el mercado del pasado verano, sin embargo, le recriminó al Atlético no haberlo esperado. Desde entonces, su relación con Conte estuvo cogida con alfileres hasta el punto de plantearse salir a China en enero.

Volvamos al verano. Lo primero que supimos es que Costa tuvo permiso del club para quedarse en Brasil mientras que el Chelsea hacía la gira por Asia por lo que su incorporación se iba a retrasar hasta principios de agosto pero de momento, Costa sigue en Brasil. En este tiempo lo que hemos sabido del de Largato ha sido a través de Instagram, tanto por el suyo como por el de un amigo que a través de varios vídeos han mostrado como Diego Costa montaba en quad, en moto de agua, se tiraba por barrancos, jugaba pachangas, iba al gimnasio y, sobre todo, se ponía la camiseta del Atlético la noche del 16 de julio mientras celebraba una fiesta dejando bastante claras sus intenciones.

En agosto parece que la paciencia de Costa se ha ido agotando. El día 3, su abogado, en declaraciones a la agencia EFE anunciaba que iba a solicitar el Transfer Request, una mera formalidad que simplemente terminaban de declarar las intenciones del hispano brasileño. A partir de entonces, todo se ha intensificado desde Lagarto. El 14 de agosto era el DailyMail el que colgaba en su web una entrevista hecha en Brasil durante el fin de semana en la que Diego Costa rompía su silencio y contaba que le estaban tratando como a un criminal y que ya no tenía permiso, sino que se negaba a volver ya que el Chelsea pretendía que entrenase con el equipo reserva sin tener ningún tipo de contacto con el primer equipo blue. En la misma entrevista volvía a cargar duramente contra Conte y por primera vez declaraba que sólo quiere jugar en el Atlético.

Dos días más tarde, reafirmaría esto en otra entrevista, esta vez al medio brasileño “globoesporte”. Lo último que sabemos de él es mediante ESPN Brasil en la última entrevista que ha concedido y en la que reiteraba su deseo aunque aclaraba que no tenía nada cerrado. Aquí también ha descartado que vaya a denunciar al club de momento “por el cariño recibido estos tres años” pero lo más relevante ha sido conocer que si el Atlético no hace un esfuerzo, empezará a plantearse otras opciones.

Otros tiempos en los que la relación Conte-Costa era fluida. Foto: Daily Star

Otros tiempos en los que la relación Conte-Costa era fluida. Foto: Daily Star

 

Chelsea / Conte

De Conte sabemos que no quiere a Diego Costa, tanto por lo que ha declarado el hispano brasileño como por sus respuestas en reiteradas ruedas de prensa en las que comentaba que no tenía nada que decir o simplemente se reía al ser preguntado por el delantero. El Chelsea ya tiene sustituto (Morata) y ha pedido a Diego Costa que vuelva a Londres a entrenar, algo a lo que Diego Costa se ha negado. Por las palabras del hispano brasileño también sabemos que los londinenses tienen suspendido su sueldo y que además le han impuesto una multa por indisciplina al no volver al Reino Unido.

Parece evidente, que después de haber pagado 80 millones por Morata, el Chelsea quiere recuperar gran parte de esa inversión a través de Diego Costa a pesar de que es conocido que su entrenador no cuenta con él y por lo tanto su precio está devaluado. Precisamente, debido a esta devaluación tanto The Telegraph como Daily Mail han publicado en los últimos días que el conjunto de Abramovich se plantea denunciar a Costa al entender que su bajada de precio es fruto de la negación de volver a Londres de forma voluntaria en un caso similar al de Carlos Tévez en el Manchester City. De esta forma, el Daily Mail, publicaba declaraciones de abogados expertos en derecho deportivo (Howard Kennedy y Jake Calvert) que hablaban incluso de una posible rescisión de contrato si Costa era capaz de demostrar que las acciones de Conte hacia él había sido tan graves.

Atlético de Madrid

Del Atlético es del actor que menos sabemos. Su entrenador, Diego Pablo Simeone, ha sido preguntado por el fichaje tanto en la rueda de prensa previa a la Audi Cup como en la previa del partido del Girona y en ambos casos ha respondido que no puede hablar de él puesto que es jugador del Chelsea. Esta línea ha mantenido el presidente de la entidad, evidenciando el papel que suele jugar, pero que recientemente al ser preguntado ha contestado con la imposibilidad de fichar por parte del TAS aunque no niega el interés. La declaración más significativa vino por parte de Gil Marín, consejero delegado y máximo accionista, que durante el tradicional mensaje institucional camuflado como entrevista que se publica al inicio de cada curso en la web del club declaraba que “la prohibición de contratar en esta ventana de verano nos afecta en la medida de que los dos jugadores que queríamos contratar, pues eran exclusivamente dos, se tendrán que incorporar con cinco meses de retraso” dando a entender que la incorporación de Costa se haría realidad.

Más allá de esto, las informaciones emitidas por el Diario Marca hablaban de que en el club rojiblanco esperaban a que Costa solucionará sus rencillas con el Chelsea antes de formalizar una oferta que sería el mayor traspaso en la historia del club. Sin embargo, en la última entrevista de Diego Costa a ESPN, sus palabras contrastan con estas informaciones ya que el delantero en ella le pide al Atlético un esfuerzo económico para acercarse a las pretensiones de los blues, siendo consciente de que los rojiblancos no cometerán ninguna locura en un mercado que ya de por sí está loco según el hispano brasileño.

 

Foto: getty images

 

 

Autor: Emilio Cabrera

Cañailla afincado en Sevilla y del Atleti. Estudiante de Periodismo

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies