«Y una mierda, yo me voy con los míos»

Almudena Grandes nos dejó una descripción bellísima de algo que Santiago Bernabéu jamás entendió. Es más, le dolía en lo más profundo. No comprendía que existiese gente que quisiera despreciar un camino fácil y ostentoso, con el que poder presumir ante propios y extraños, para arrojarse al abismo de los que necesitan el doble de esfuerzo para llegar a la misma meta.

Hay quien cuenta que el origen de tanto odio viene por una ocasión en la que el susodicho quiso formar parte del equipo rojiblanco y fue rechazado. Lejos de aceptar que en la vida no todo va a ir de cara y pasarse a la grada, probó en la acera de enfrente con resultado favorable. El resto es historia. Santiago Bernabéu se convertiría, con el paso del tiempo, en una de las figuras más importantes del Real Madrid y su odio al vecino se trasladaría a la grada de generación en generación.

Una grada que en estos años no ha perdido ninguna ocasión con la que sacar pecho y demostrar su posición dominante y que no tiene nada que envidiar a su vecino. Aunque, a pesar de esa demostración de exuberancia, no han dudado en apropiarse de cuantos elementos han podido. Así podemos hablar del “Hala Atleti” que se cantaba en el Metropolitano, las primeras celebraciones que se dieron en la fuente de Cibeles o que colores defendía la primigenia peña Ultras Sur. Una demostración absoluta de prepotencia exacerbada y carente de sentido lógico que se sigue manteniendo con el tiempo, hasta el punto de cantar “quédate” al entrenador que te ganó la última Liga o quejarte del resultado del sorteo que te ha deparado un rival difícil cuando, meses antes, defendías que solamente esos equipos “grandes” merecían jugar una competición europea de Clubes.

Bernabéu se rindió. Escogió el camino fácil, el que le permitió jugar un puñado de partidos. Eligió el lugar donde le dijeron sí, en vez de pelear por dar la vuelta a ese no. Quizá por eso siempre miró de reojo cada victoria que se celebraba en el Manzanares. Pocas, pero puras y verdaderas.

El martes, en el estadio de Do Dragao, dos mil rojiblancos acudían a una cita en la que nadie daba un duro por ellos. Ni siquiera muchos de los suyos, que ya andaban anunciando un nuevo fracaso y proclamando un giro de timón que propiciase un cambio de entrenador. Un chaval de nombre Pablo subía las escaleras que conducían a la grada visitante de la mejor forma que podía. Su silla de ruedas había quedado abajo, en la consigna. Alguien vio la escena y no dudó en ayudar a uno de los suyos a subir, aupándolo. “Tío, me querían hacer ver el partido en la zona de sillas, con los del Oporto. Les he dicho que una mierda, que yo voy con los míos.” El resto ya lo saben: 3-1. Pase a octavos. Y una nueva victoria del Atlético de Madrid.

Autor: Marcos Martín

Comparte este contenido en
468 ad

4 Comentarios

  1. Una temporada nunca se acaba en Diciembre.
    Ni tan siquiera para el que vaya ultimo, aún siendo un recién ascendido.Hay artículos en los medios que todos conocemos, que están escrito con el único propósito de decir algo. Algo que valga para crear pesimismo dentro de una afición que ha crecido y que ahora no sabe aceptar que existen rivales que son por momentos superiores.
    Hemos estado muchos años, todos los de Simeone, escuchando, leyendo y viendo imágenes en las cuales se intentaba desmontar el trabajo de un entrenador con la aureola de que el Atletico era un equipo cagón. Hasta tal punto que muchos aficionados, también colchoneros, lo «amasaron» en su mente y lo consideraron como un hecho consolidado.
    Otros para justificarlo, los menos, decían que era una forma de jugar y que el posicionarse «en bloque bajo» , era un derecho que te permitía el juego del futbol.Era el futbol italiano de los 80.
    Ahora, que desde la temporada pasada lo puso en practica el Real Madrid de Zidane y lo ha consolidado Ancelotti después de que fracasara contra Español, Levante, Sheriff y algún otro partido por medio.
    Ahora, ese mismo juego que puso en practica en un tiempo Simeone, los medios de propaganda que mantienen este circo, alaban que el Real Madrid te da la pelota para esperarte y matarte a la contra. Y lo malo es que cualquiera que haya visto jugar este año al Real Madrid y tenga un juicio neutral, reconoce que ha llegado a esto después de fracasar por querer jugar a otra cosa.
    No seré yo el que lo critique, ni mucho menos, pero si lo denunciaré.
    El domingo, el Real Madrid renunció a jugar como «propietario del campo» desde el inicio. Y estoy seguro que en su idea de partido nunca estuvo lo de «Ir a por el rival en su campo» y todo eso es muy licito.
    Si alguien presentó algo más que mantener el empate desde el iniclo, ese fue el Atletico.
    Esto que está haciendo el Real Madrid, también le llevó al Atletico a ser un equipo solido, pero entonces fue tildado de cobarde y negativo para el futbol.Añadieron lo de equipo «Leñero» y lo que vi en el partido del domingo fue a un arbitro muy permisivo con las faltas del Real Madrid.
    Ahora, como consecuencia de los resultados, algunos ya quieren pasar factura.

    Escribe una respuesta
  2. Desde lo poco que conozco las interioridades de un club y mucho menos del volumen del Atletico de Madrid, creo que hay momentos en los cuales no sale todo como se tiene programado y el resultado te puede generar dudas.Dudas en el entrenador, mismo en los jugadores. Pero eso no puede llevar a medidas que puedan «desmontar» el trabajo de tantos años. En todos los deportes hay baches, como en cualquier trabajo, pero no hay mejor solución que terminar los proyectos para al final sacar consecuencias.Hay competiciones dentro de esta temporada, que todavía ni siquiera han comenzado. Y Simeone es un entrenador valido. Lo ha demostrado todos estos años.Yo diría que no solo es valido, si no necesario. Simeone nos un entrenador al uso, como hay mil. No, es un entrenador de club com pocos.Sabe manejar los medios, sabiendo en la «ciudad» donde vivimos. El club está solido y al no apoyar al entrenador y al equipo, en estos momentos, nos convierte en una afición de tantas.

    Escribe una respuesta
  3. Hay gente que achaca a Koke de todo lo malo que le pueda ocurrir al equipo. Hasta creo que alguno piensa de que en el primer sorteo de Champions de ayer, le tocara el Bayern.
    Solo por decir algo del partido del domingo y que no he leído en ningún medio de comunicación, pero que ocurrió y para eso están los videos que hay sobre el segundo gol del Real Madrid.
    A parte del fallo de Felipe que nunca debe pasar del medio campo con una amarilla en su haber, antes el riesgo de tener que emplearse con dureza, hay otro jugador que comete un error impropio de un defensa. Y a nadie se le ha ocurrido pensar que su error de posición, fue lo que favoreció el remate de Asensio.
    Si, es cierto que Koke cometió un error gravísima impropio de un jugador de su experiencia y el conocimiento del rival que se le presupone y que yo sé que conoce. Nunca debes intentar filtrar un balón por el centro, a un equipo como el Real Madrid. Tienes el 99 por ciento de posibilidades de que se convierta en una contra.
    Pero en el segundo gol, aparte de Llorente que hizo un gran partido en defensa, el único que estaba en sitio era Koke.

    Escribe una respuesta
  4. En todos los deportes hay baches, es la lógica del deporte, pero los baches del real madrid pasan como mucho, por estar una temporada sin títulos. La mayoría del resto de equipos de primera división no han ganado un solo título en los últimos diez años.

    Las diferencias que hay en presupuesto con el resto de equipos (excepto con el Barcelona) hacen que mientras el real madrid solo se puede encontrar en su camino con baches, el resto de equipos lo haga con socavones, todos más temprano que tarde tienen uno.

    Por eso «Insistir» era la palabra que usaba un palmero merengue para garantizar títulos. Jugando con ventaja todos somos profetas del triunfo.

    Respecto al equipo, se ha demostrado por enésima vez que solo jugando con un bloque defensivo fuerte y siempre que no aparezca el Clattenburg de turno, se puede poner en problemas al equipo merengue y a cualquiera.

    Otra cosa es que los responsables prefieran la palmadita en la espalda y la felicitación por la valentía de su juego tras perder cada partido.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies