Diego Pablo Simeone: un guerrero en busca de la causa perdida

“La vida no da batallas fáciles a los mejores guerreros, y yo me considero un guerrero”. Esas fueron las palabras de Diego Pablo Simeone hace poco más de un año, justo antes de comenzar el Campeonato Nacional de Liga de la pasada campaña. El ‘Cholo’, que venía de anunciar su continuidad tras el suspense posterior a la final de Milán, dejaba una cita digna de recordar. Porque no hay mejor palabra que defina la esencia del argentino que esa. Guerrero. Así desembarcó en Madrid en diciembre de 2011, dispuesto a rescatar un club hundido en la incertidumbre y cerca de codearse con otro fatídico descenso. Su llegada a aquel equipo desahuciado fue el germen del mejor Atleti de todos los tiempos. Lo que ocurrió después es historia. Historia dorada.

Primero fue la Europa League de Bucarest goleando al Athletic. Después llegó la exhibición memorable de Falcao ante el Chelsea en la Supercopa de Europa. Esa misma temporada, el ‘Mirandazo’ acababa con 14 años de sequía frente al eterno rival. En una final de Copa y en el Bernabéu. Nada más y nada menos que la cuarta (de cuatro) que el Atlético ganaba al Real Madrid en su propia casa. Y al año siguiente, ya sin Radamel Falcao, el Atlético del ‘Cholo’ lograba la proeza inimaginable: conquistar la Liga en el estadio del mejor club de los últimos tiempos. El Camp Nou, que había disfrutado del fútbol más exquisito que jamás se haya visto, coreaba ‘Atleti, Atleti’ tras el pitido final. Era el triunfo del cholismo, del partido a partido, de los guerreros que acudían a cada batalla con palos de madera y terminaron ganando la guerra. Incluso, aun perdiendo a sus mejores hombres, como Costa o Arda.

Pese a ello, dos borrones quedarán siempre en la mente de Simeone. Como no podía ser de otra manera, el ‘Cholo’ guió al Atlético hacia las puertas del sueño inalcanzable: la final de la Champions. Cuarenta años habían pasado desde la última vez. Cuarenta. Ni más ni menos. Dos generaciones de colchoneros ni siquiera habían visto jugar a su equipo unas semifinales de Copa de Europa. Pero aquella mágica temporada terminó en drama cuando Sergio Ramos empataba en el tiempo de descuento una final que el Atleti ya acariciaba con la yema de los dedos. Milán daría la revancha a los chicos de Diego Pablo, pero el destino tenía reservado un desenlace todavía más cruel. Sería en los penaltis y tras haber igualado un partido lleno de decisiones polémicas y rigurosas a favor del Madrid, cuando Juanfran estrelló en el palo su pena máxima. Los blancos volvían a privar al Atlético del sueño. Y Simeone tenía que pensar.

Simeone pide calma en el encuentro ante Las Palmas. Foto: clubatleticodemadrid.com

Simeone pide calma en el encuentro ante Las Palmas. Foto: clubatleticodemadrid.com

El resultado de su reflexión parecía premonitorio. El ‘Cholo’, que tenía contrato hasta 2020, decidió acortarlo dos años. Es decir, hasta el final de la temporada en curso. Parecía que el técnico bonaerense tenía fecha de caducidad en el cuadro rojiblanco. Después del primer año en el Metropolitano, Simeone se marcharía. Lejos de la realidad, la maniobra del preparador colchonero tenía otras intenciones. Ir año a año, partido a partido. Esa era la única pretensión del argentino, consciente de que reducir su vinculación con el club suponía una medida de presión hacia los dirigentes. Porque, tras seis años y medio, el Atlético necesita algo más que palos de madera para mantenerse en la élite. Se han conservado las mejores espadas, pero tampoco es suficiente. Si el Atlético quiere responder en el campo, ha de hacerlo primero en los despachos. La respuesta, a día de hoy, no ha podido ser más elocuente: sanción FIFA sin poder fichar y solo una llegada: la de Vitolo.

Sin embargo, pese a las dificultades que le llegan tanto desde fuera como desde su propia casa, Simeone es consciente de que en el Atlético le quedan varias cuentas pendientes. O más concretamente, una sola. Su legado está ya fuera de toda duda. 320 partidos, 200 victorias y cinco títulos al frente del club rojiblanco. Solo con permiso de Luis Aragonés, el argentino es el mejor entrenador de la historia de la entidad. No tiene nada que demostrar, pero sí algo que conquistar. El sueño y la responsabilidad de la Champions pesan más que nada en la cabeza del bonaerense. “Desde el día en que volví, soñé con llevar al Atlético al lugar en el que casi estamos hoy. Todavía no hemos llegado, pero seguiremos insistiendo para que los chicos sepan que aquel ‘Pupas’ famoso era de tiempos pasados”. Eso afirmaba el ‘Cholo’ días después de haber sido eliminados por el Real Madrid en las semifinales de la máxima competición continental.

Mientras eso ocurre, la parroquia rojiblanca seguirá disfrutando, al menos hasta 2020, de su mayor ídolo. Un hombre con alma de profeta al que le tocó ser el mesías de millones de fieles. Un líder carismático capaz de involucrar a los suyos en las más duras peleas. Un magnífico estratega que convirtió el sufrimiento de los suyos en la fórmula del éxito. Un entrenador único y cotizado en todo el mundo, pero cuya fidelidad a unos colores tambalea los cimientos del fútbol moderno. En un universo movido exclusivamente por el dinero, pocos hombres como Simeone permanecen leales a una causa. Cierto es que sus emolumentos han subido sustancialmente con respecto a la campaña pasada. Sin embargo, los 15 millones de euros netos que cobrará a partir de ahora siguen lejos de los 35 que le ofrecían fuera del club rojiblanco. Concretamente, desde París. Fue quizás el único anhelo que el temible Al-Khelaïfi no pudo realizar. Simplemente, porque el ‘Cholo’ no tiene precio. Su amor incondicional por el Atleti, tampoco.

 

Fotos: clubatleticodemadrid

 

 

 

Autor: David Gómez

Alcarreño. Adicto a la buena música y a la escritura. Estudiando y haciendo periodismo con un micrófono y un papel. Esclavo de una pasión llamada Atlético de Madrid.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies