Juan Vizcaíno, el secundario de lujo

En el mundo del fútbol, existen grandes, buenos y malos jugadores. Además, están aquellos futbolistas que triunfan como hombres de equipo, secundarios de lujo, lugartenientes destacados y escuderos magníficos. Vizcaíno es el prototipo de este tipo de futbolista; su trabajo oscuro ayuda muchísimo a la dinámica del equipo. Su labor en el Atlético resultó fundamental en el mediocampo como lugarteniente de jugadores como Schuster, Caminero o Pantic. Además, Vizcaíno destacó por su profesionalidad, seriedad y regularidad. Paulo Futre se mostró encantado con el juego de Vizcaíno. El luso no le conocía mucho, pero afirmó tras varias semanas jugando con el catalán: “Vizcaíno es un león en el centro del campo. Me ha sorprendido gratamente”. Lo mismo les paso a los aficionados colchoneros, Vizcaíno llegó sin hacer ruido, mas pronto se hizo con el cariño y el respeto de la hinchada. Hoy en día necesitamos jugadores del corte de Vizcaíno en el Atlético. Uno se sentía seguro cuando veía al catalán en el centro del campo del equipo madrileño.

Juan Vizcaíno Morcillo nació el 6 de agosto de 1966 en La Pobla de Mafumet (Tarragona). El centrocampista comenzó su carrera deportiva en el Gimnástic de Tarragona (1982-1986), luego destacó en el Aragón, filial del Zaragoza, (1986-1987), y ascendió al primer equipo maño donde permaneció hasta el verano de 1990. Entonces, el At.Madrid le contrató justo un día antes de comenzar la Liga 90/91; llegó junto al zaguero Juanito. Poco a poco, Vizcaíno se consolidó en el Atlético, primero como lugarteniente de Schuster y luego como eje del centro del campo; además, brilló por su potente disparo a puerta desde fuera del área consiguiendo goles importantes ante el Real Madrid y el Barcelona. Vizcaíno ha entrado a la historia al formar parte de uno de los mejores mediocampos colchoneros formado por Simeone, Pantic, Vizcaíno y Caminero. En su etapa final, Bejbl le disputó la titularidad.

En agosto de 1998, el catalán firmó por el Valladolid (1998-2000), luego militó en el Elche (2000-2001) y acabó su carrera deportiva en el Gimnástic de Tarragona (2001/2004). Vizcaíno vistió en 15 ocasiones la camiseta de la selección española y jugó con el Atlético 317 partidos oficiales (17º en la historia rojiblanca): 255 de Liga (22 tantos), 33 de Copa (2 dianas), 24 de competiciones europeas y 5 de la Supercopa de España. Después de ocho años, acumuló este palmarés como colchonero: 1 Liga (1995/1996), 1 Subcampeonato de Liga (190/1991), 3 Copas del Rey (1991, 1992 y 1996), unas semifinales de la Recopa (1992/1993), otras de la UEFA (1997/1998) y unos cuartos de final de la Copa de Europa (1996/1997) y otros de la Recopa (1991/1992).

Así resume Vizcaíno su trayectoria en el Atlético de Madrid:

“Ganamos Copas y Ligas, pero valoro mucho la amistad que todavía conservo con la gente del Atlético. Jugadores, empleados del club, aficionados, todos se portaron fenomenalmente conmigo y no lo olvidaré nunca. En el Atlético viví los mejores años de mi carrera deportiva. Recuerdo la primera Copa que ganamos en el Bernabéu ante el Mallorca. Luego, llegó el doblete que, por supuesto, es el momento más feliz de mi carrera deportiva. Creo que lo merecimos porque la temporada fue impresionante”.

 

 

Autor: Fernando Sánchez

Periodista, deportista, entrenador de fútbol, cinéfilo y escritor.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies