2018: Año nuevo, vida nueva

Año nuevo, vida nueva. Ese es el pensamiento que seguramente ronde por la mente de todos los aficionados del Atlético de Madrid ahora que el 2017 agoniza. Los rojiblancos dejan tras de sí un año notable en cuanto a números se refiere, con 32 victorias, 20 empates y 7 derrotas en 59 partidos. Especialmente notable ha sido el desempeño de los colchoneros en el Campeonato Nacional de Liga, donde han logrado su mayor puntuación en un año natural: 86 puntos. Solo Real Madrid (87) y Barcelona (101) superan las históricas cifras de los de Simeone en este 2017. A esto hay que sumarle las semifinales alcanzadas tanto en la Copa del Rey como en la Liga de Campeones, donde los hombre del ‘Cholo’ fueron apeados de la final por el Barcelona (tras un partido plagado de polémica) y el Real Madrid, respectivamente. Segundos en Liga y en octavos de Copa, solo la eliminación en la fase de grupos de la Champions empaña el sexto año del ‘Cholismo’, el primero en el Metropolitano.

Sin embargo, pese a que la distancia con el Barça en Liga es considerable (9 puntos) y la Europa League no seduce de la misma manera que el caviar de la Champions, el hincha rojiblanco tiene motivos más que de sobra para ilusionarse con este 2018. Quizás este año, más que nunca, los atléticos tienen más motivos que nunca para brindar después de las uvas. La entrada del mes de enero permitirá a Simeone contar, por fin, con sus dos regalos de Reyes: Vitolo y Diego Costa. El canario, tras un discreto paso por la Unión Deportiva Las Palmas, podrá debutar por fin con la elástica colchonera. Lo mismo pasará con Diego Costa, que tras un culebrón interminable con Antonio Conte y el Chelsea en verano, podrá vestir de nuevo los colores rojiblancos.

La posibilidad de disponer de sus dos refuerzos veraniegos es la mejor noticia para el entrenador argentino del Atlético, pues le permitirá cubrir dos de las posiciones más necesitadas en el once titular del equipo. Una es el extremo derecho, donde Simeone ha tratado de acoplar, sin éxito, a Thomas en posición de interior. La otra es la delantera, donde el ‘Cholo’ lleva anhelando un ‘9’ de primer nivel desde la marcha, precisamente, de Diego Costa en 2014. No hay mejor jugador para cubrir el vacío del gol que el propio hombre que lo dejó. Con el hispano-brasileño haciendo pareja de ataque con Griezmann, el Atleti podrá potenciar con más éxito el juego directo y al espacio. Un hábitat en el que Diego se mueve a la perfección, como ya demostró el año de la Liga o en su etapa con el Chelsea.

Salvo que los problemas con el tránsfer internacional lo impidan, Diego Costa podría debutar junto a Vitolo en el encuentro de ida de la eliminatoria copera frente al Lleida. La Copa del Rey podría ser una buena piedra de toque para ambos de cara a coger minutos que les permitan acoplarse al equipo. La competición del KO es, sin lugar a dudas, uno de los torneos que más ilusiona a la parroquia atlética. La más que posible celebración de la final en el Estadio Metropolitano supone un aliciente más para el equipo de Simeone, pues cuenta con el morbo de jugar el partido decisivo del campeonato en tu propia casa. Además, salvo sorpresa mayúscula, el Atlético podría plantarse en cuartos sin haberse visto excesivamente exigido, lo que le podría aportar un plus de capacidad física con respecto a sus rivales en los tramos decisivos del campeonato.

En esa línea, la disputa de la Europa League también beneficiaría a los colchoneros con vistas a llegar mejor que sus rivales al final de la campaña. La menor exigencia de la antigua Copa de la UEFA daría la posibilidad al ‘Cholo’ de efectuar rotaciones en la competición continental y mantener a los más habituales frescos para la Liga. Por el contrario, rivales como Real Madrid o Barcelona se verán forzados a disputar exigentes eliminatorias de Champions desde el inicio, como así demuestran sus emparejamientos con PSG y Chelsea, respectivamente.

Aunque la distancia en Liga parece casi definitoria dado el nivel que está exhibiendo el Barcelona, la hinchada del Atlético se niega a dejar de creer. El salto de calidad que la plantilla debe experimentar a partir de enero ilusiona no solo a la afición, sino también al propio vestuario. Un golpe anímico que puede resultar decisivo para que Neptuno reciba alguna visita en mayo. Después de casi tres temporadas de vacío, la afición colchonera se encuentra sedienta de títulos. El ‘Cholo’ lo sabe. Volver a teñir el centro de Madrid de rojiblanco es su gran propósito para el nuevo año.

En el recuerdo del pasado quedará el final del Calderón, aquella legendaria noche del 10 de mayo bajo la lluvia, los últimos goles de Torres en la casa de los atléticos, la inauguración del Metropolitano… momentos imborrables en la retina de los colchoneros, que verán cómo en 2018 su mítico templo queda reducido a cenizas. Las lágrimas de todos los hinchas atléticos brotarán como nunca, conscientes de que en el próximo verano morirá una parte de su vida y de su historia. Lágrimas de anhelo, de tristeza, que ojalá puedan mezclarse con las de alegría. Así son los sentimientos, señor Cerezo: impredecibles. Con la melancolía del nostálgico y la ilusión del ingenuo, toca decir adiós al glorioso pasado y saludar al incierto futuro. Bienvenido 2018. Que comience una nueva vida.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

Author: David Gómez

Alcarreño. Adicto a la buena música y a la escritura. Estudiando y haciendo periodismo con un micrófono y un papel. Esclavo de una pasión llamada Atlético de Madrid.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies