1985-86: la temporada de Lyon, aquel viaje hermoso y maldito

El 25 de julio de 1985, el Atlético de Madrid se presentó ante unos 20.000 aficionados en el Estadio Vicente Calderón. El vicepresidente del club, Javier Castedo, dirigió el acto por la ausencia del presidente, Vicente Calderón, que se encontraba reponiéndose en una clínica. Luis Aragonés seguía como entrenador ayudado por su mano derecha Jesús Martínez Jayo y el preparador físico Angel Vilda. En cuanto a la composición de la plantilla, causaron baja: Manolo Agujetas, Morán, Juanjo, Marcelino, Hugo Sánchez, Votava, Pereira, Tomás II y Cuevas. Mientras que se incorporaron: “Pato” Fillol (Flamengo), Quique Setién (Rácing de Santander), “Polilla” Da Silva (Valladolid), López (Murcia), Pedro Pablo (vuelta tras su cesión al Recreativo de Huelva), Sergio y Llorente (At.Madrileño). Así, el plantel del At.Madrid 85/86 quedó formado por: Fillol, Clemente, Julio Prieto, Landáburu, Rubio, Balbino, Quique Setién, Mejías, Sergio, Da Silva, Marina, Pedro Pablo, Mínguez, Tomás, Arteche, López, Cabrera, Llorente, Ruiz, Quique Ramos, Abel y Pedraza.

El conjunto colchonero realizó su concentración de pretemporada en Segovia durante doce días. En los partidos veraniegos, el At.Madrid conquistó el Trofeo Teresa Herrera y el Trofeo Villa de Madrid en tanto que acabó subcampeón el Trofeo Colombino y en el Trofeo Ciudad de Santander. Además, Vicente Calderón confirmó que acabaría su mandato con lo que rectificaba su anuncio de convocatoria de elecciones para noviembre. El dirigente afirmó:” Mi mandato concluye al finalizar la temporada y ya habrá tiempo para decidir”.

El 1 de septiembre de 1985, en la primera jornada del Campeonato Nacional de Liga 85/86, el Atlético superó por 3-0 al Sevilla en el Vicente Calderón. En las siguientes fechas, el equipo madrileño venció al Barcelona en casa, empató con el Hércules en Alicante y cayó ante el Cádiz en el Carranza. Así, tras cuatro partidos, los chicos de Luis Aragonés cedieron el liderato a manos de un pujante Real Madrid.  A renglón seguido, el At.Madrid afrontó los 1/16 de final de la Recopa de Europa. En el encuentro de ida, el 18 de septiembre, el once madrileño empató a un tanto contra el Celtic de Glasgow (Escocia) en el Estadio Vicente Calderón. Quique Setién (35’) adelantó a los rojiblancos. En el minuto 70, Rubio falló un penalti y, encima, tres minutos después, Mo Johnstone igualó el choque para los escoceses. El 2 de octubre, en el choque de vuelta, el conjunto español ganó por 2-1 en un Celtic Park sin público al estar el estadio clausurado por dos partidos. La escuadra de Luis Aragonés cuajó un sensacional partido. Los goles de Quique Setién (38’) y Quique Ramos (71’) certificaron la clasificación colchonera; Aitken (72’) logró el tanto escocés.

Entre tanto, el Atlético encadenó su tercera derrota consecutiva en Liga con lo que se alejó del líder, el R.Madrid. Sin más dilación, el equipo colchonero afrontó la Supercopa de España. El 9 de octubre, en el encuentro de ida, el At.Madrid batió por 3-1 al Barcelona el Vicente Calderón. Cabrera, Ruiz y Da Silva marcaron para los locales y Clos para los visitantes. El 30 de octubre, en el partido de vuelta, el cuadro madrileño perdió por 1-0 en el Nou Camp con lo que consiguió la primera Supercopa de su historia. A este éxito, se le unió la clasificación para los cuartos de final de la Recopa de Europa. En los 1/8 de final, el Atlético de Madrid superó sin problemas al Bangor City (Gales). Los rojiblancos se impusieron por 2-0 en tierras galesas y por 1-0 a la ribera del Manzanares.

El Atlético de Madrid terminó la primera vuelta de la Liga 85/86 en un excelente estado de forma ya que acumulaba 11 partidos sin conocer la derrota. En el ecuador liguero, el equipo rojiblanco ocupaba la tercera posición empatado con el Barcelona y a cuatro puntos del líder, R.Madrid. El 31 de diciembre de 1985, en la primera fecha de la segunda vuelta, el Sevilla se impuso por 2-1 al Atlético en el Estadio Sánchez Pizjuán; el cuadro madrileño no caía desde la sexta jornada. El inicio de la segunda vuelta alejó al At.Madrid de la lucha por título toda vez que encadenó tres derrotas y dos empates que le situaron a nueve puntos del líder, el R.Madrid. Encima, el 2 de febrero de 1986, la escuadra de la ribera del Manzanares sucumbió por 1-0 contra el Madrid en el Estadio Vicente Calderón; el equipo colchonero sólo aspiraba a clasificarse para la UEFA.

El bache continuó en la Copa del Rey. Tras superar en octavos de final con muchos apuros al Rácing de Santander, el At.Madrid cayó en los cuartos de final de la Copa del Rey. El Barcelona eliminó a los rojiblancos tras vencer por 2-1 en Madrid y empatar a cero tantos en la Ciudad Condal. Lejos en la lucha por el título liguero y eliminado en la Copa, el Atlético se centró en la Recopa de Europa. En los cuartos de final, el conjunto español superó al Estrella Roja (Yugoslavia). Los colchoneros vencieron por 2-0 en el Pequeño Maracaná de Belgrado y empataron a un gol en Madrid. En las semifinales, se cruzó el Bayer Uerdingen (República Federal Alemana). En el choque de ida, el 2 de abril de 1986, el At.Madrid batió por 1-0 a los alemanes ante unos 62.000 espectadores en el Vicente Calderón. Sólo Julio Prieto (78’) pudo batir al colosal portero teutón Vollack. En el encuentro de vuelta, el 19 de abril, el bloque madrileño ganó por 3-2 al Bayer Uerdingen en un lleno Grotemburg Stadion. Los tantos de Rubio, de penalti, (15’) y Cabrera (28’) resolvieron la eliminatoria. En la reanudación, Herget (54’) acortó distancias, Julio Prieto (57’) confirmó la superioridad visitante y Gudmundsson (63’) cerró el marcador. El At.Madrid se metía en la tercera final de la Recopa de su historia; en 1962 venció a la Fiorentina (Italia) y en 1963 cayó contra el Tottenham (Inglaterra).

Antes de la máxima cita europea, el equipo colchonero logró su clasificación para la Copa de la UEFA al acabar quinto en la Liga. En la última jornada, el 20 de abril, la escuadra de Luis Aragonés certificó su puesto al vencer por 3-1 al At.Bilbao en el Vicente Calderón. La afición despidió a los locales con una cerrada ovación. A renglón seguido, el cuadro español dispuso de dos semanas para preparar la final de la Recopa de Europa. El 2 de mayo de 1986, el Dynamo de Kiev (U.R.S.S.) superó por un contundente 3-0 al At.Madrid en la final continental disputada en el Estadio Municipal Gerland de Lyon (amplia mayoría de hinchas madrileños). Los tantos de Zavarov (5’), Blokhine (85’) y Evtuskenko (88’) derrotaron a un Atlético muy inferior al bloque soviético. Jugaron aquel fatídico día: Fillol, Tomás, Arteche, Ruiz, Clemente; Julio Prieto, Landáburu (Quique Setién 59’), Marina, Quique Ramos; Da Silva y Cabrera. Calderón dijo:”Nada se puede hacer cuando se pierde ante un gran equipo como éste”. Luis Aragonés afirmó:”Tuvimos la mala suerte de encajar un gol nada más iniciarse el partido, por lo cual no hemos podido realizar el fútbol que nos interesaba”.

Tras esta enorme decepción, el At.Madrid cerró el curso futbolístico al caer en las semifinales de la Copa de Liga contra el futuro campeón, el Barcelona. Se ponía fin a una campaña en la que se había alcanzado el título de la Supercopa de España y el subcampeonato de la Recopa de Europa como principales hitos, además de una eliminación en los cuartos de final de la Copa del Rey y un quinto puesto liguero.

 

Foto: colchonero.com

 

Autor: Fernando Sánchez

Periodista, deportista, entrenador de fútbol, cinéfilo y escritor.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR