Yo soy de Griezmann

Antoine es un tipo peculiar, no había más que verle de la manera en que se hacía los selfies el día de su presentación para tener claro que su carácter es diferente, por eso no debe sorprender ahora verle y oírle hacer ciertas cosas estrambóticas, porque su misma presentación no fue al uso ya en sí misma, por eso me sorprende que haya quien espere que de repente se haya convertido en alguien con un comportamiento centrado y racional fuera del terreno de juego, si desde su primer día se comportó como un niño.

Y soy de Griezmann no sólo porque sea el mejor jugador del equipo, el único capaz de jugar al primer toque, darle velocidad al juego, el máximo goleador o el que no tiene problema en recorrerse 70 metros para recuperar una pelota y ayudar en defensa. Lo soy porque en un momento delicado para el club ha decidido quedarse a remar, probablemente con una mejora de sueldo, en vez de irse a ganar títulos y/o más dinero a Inglaterra, cosa que en este club no puede presumir de haber hecho todo el mundo en momentos delicados y no tan delicados.

Probablemente, la que empiece a finales de agosto será la última temporada que le disfrutemos de rojiblanco y a pesar de la sanción espero que sea la que volvamos a alzar una copa después de casi dos años de sequía.

 

Autor: Dario Leiva

Periodista. Colchonero de corazón. Si se cree, y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies