Hablemos de Oblak

Hay días que merece la pena salir de casa, coger el interminable Metro o sobrevivir a un atasco en Madrid para sentarse en una localidad del Metropolitano. Porque un mal día se olvida con una ‘palomita’ de Oblak, un enfado se deshace con una estirada del portero, un mal recuerdo se convierte en un penalti parado… Porque el ‘pequeño’ Jan es el corazón del Atlético de Madrid y porque en 115 años de historia nadie transmitió tanto con sus paradas. Y eso que el cancerbero es de pocas palabras.

Un chaval de 25 años nacido en una pequeña localidad de Eslovenia, en Škofja Loka. Una insultante juventud que le destina a marcar una época, una persona tímida que ha encontrado su lugar en el mundo en Madrid. Un tipo que debutó en el Calderón con la sangre fría de un veterano, mientras su equipo se jugaba pasar a ‘Cuartos de Final’ de Champions. Un portero que se estrenó goleado en Grecia, pero se reivindicó con un paradón a la escuadra en el campo del Córdoba. Desde ahí, nadie le hizo sombra y empezó a convertir, parada a parada, los 100 millones de cláusula en una auténtica ganga.

Con ustedes, el mejor portero del mundo. Foto: RUBÉN DE LA FUENTE

Con ustedes, el mejor portero del mundo. Foto: RUBÉN DE LA FUENTE

 

Ahora, si no lo es ya, está cerca de ser el mejor portero del mundo. Por méritos propios se ha ganado el respeto del fútbol, por silenciar el Bernabéu, el Allianz Arena o el Camp Nou con sus intervenciones; por dejar para la posteridad una triple parada en menos de cinco segundos ante el Leverkusen; por ser la pieza más importante del sistema defensivo de Simeone. Tener a Oblak en el once titular es un seguro, un jugador que es especialista en dejar su portería a cero, un muro que desespera a todos los delanteros.

Y siendo la pieza fundamental del equipo, junto a Griezmann, la directiva sigue sin darle una renovación a la altura. Lo peor de todo es que el esloveno ya cedió el verano pasado y se quedó en el Atlético pese a las millonarias ofertas desde Francia o Inglaterra. Ahora llegamos otra vez punto de partida y estamos en las mismas condiciones que el curso pasado: con todo en el aire. Si se va, dejaremos escapar a una estrella mundial. Eso sí, no le critiquen, ya avisó en la anterior pretemporada: «Jugaré en el Atlético esta temporada, luego ya veremos«. Por el momento, Oblak sigue con el mismo sueldo y misma cláusula. Y esto, queridos amigos, es para que salten las alarmas de todos los lados.

 

Fotos: RUBÉN DE LA FUENTE

 

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. En el Aleti, incluyendo a Oblak, hemos tenido en los últimos años a tres de los mejores porteros del mundo (y Moyá cumplió también satisfactoriamente) pero hoy por hoy el esloveno es el n° 1. Es muy raro el partido en el que no se pueda decir que ha salvado un gol cantado. Cheque en blanco ya.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies