El diario de Heg (XXXII) – Todo sentimiento

13 de mayo
Enormes las chicas arrancando el empate en feudo azulgrana. Hay que llenar el Calderón, el Cerro o donde sea para animar al Atleti femenino. Ellas son el Atleti. Como el que más. Los aficionados no podemos comportarnos como simples seguidores de un equipo. Somos un club. Espera la Liga. Por cierto, penosos los comentarios de Gol TV, partidistas hasta la náusea. Pero ya, lo de la entrevistadora en el Mini es de traca. Preguntando a todos/as si el resultado ha sido injusto y por el penalti (que no ha sido) en el área del Atleti, ha tenido que llegar Llorens, entrenador del Barça, a poner coherencia e imparcialidad. Resultado justo, y si hubiese penalti, antes hubo otro en el área del Barcelona. Del fuera de juego ridículo a Amanda cuando se queda sola, ni mú.

14 de mayo
Cuando a mediados de diciembre perdíamos con el Villareal y éramos sextos, un gran número de atléticos exigían la cabeza del Cholo para “salvar la temporada”. No existe entrenador en el mundo que simplemente iguale lo realizado este año. De superar ni hablamos.

15 de mayo
Sevilla, Sampaoli… Es tan complicado ser como el Atleti del Cholo. Lo habéis intentado. Pero ya.

16 de mayo
Por cierto, el domingo Nacho aprovecha que los jugadores del Sevilla atienden a un jugador del Madrid que está en el suelo. Ni siquiera saca desde donde se ha producido la falta. Coloca el balón donde quiere y aprovecha que varios sevillistas atienden a un compañero suyo para marcar. El gol es ilegal, porque, si bien no es obligatorio sacar desde donde se ha producido la falta, tampoco se puede sacar ventaja de la colocación del balón, lo que sí hace buscando un hueco libre de jugadores. Lejos de la norma, una vez más un gesto tremendamente sucio y antideportivo es convertido por la propaganda en una pillería y un gesto de habilidad. Complicado no odiar todo ésto. Y de la agresión de Cristiano a Lenglet ya ni hablo. Ha ocurrido tantísimas veces que empiezo a creer que hay una norma especial que lo permite.

17 de mayo
Ayer comentaba que Sergio Ramos difícilmente podría ser titular en el Atlético de Madrid y claro, la sorpresa era grande. No digo que técnicamente no pueda, que evidentemente puede y muy de sobra. Lo que me pregunto es qué habría sido de este jugador si le hubiesen expulsado la mayoría de las veces que se lo ganó y le hubiesen anulado la mayoría de los goles ilegales que marcó. Mucho menos. Lo puedo asegurar. En el Atleti, haciendo lo mismo que hace en el Madrid pero con el reglamento de los demás no habría pasado de ser considerado un buen jugador, pero también un guarro, un camorrista y “aquel iluso que siempre mete goles ilegales y encima protesta cuando los anulan”. ¿Y Casemiro en el Atleti? Por favor, sería expulsado antes del descanso en cada partido. ¿Qué sería de este jugador sin su bula para repartir coces? En el Atleti tendría que ser vendido a la Premier o el Calcio en el primer verano.

18 de mayo
Cuesta mucho ver los partidos del Madrid y creer que todo ésto obedece a la simple suerte o casualidad. Mucho.

19 de mayo
Dos pensamientos: la Liga de las chicas rojiblancas y el adiós al Calderón. Todo sentimiento. Poco que decir.

Autor: Víctor Hegelman

El atlético impertinente

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies