Los colores rojiblancos presentes en el póker mundial con Adrián Mateos

La palabra “póker” es uno de los términos futbolísticos más desconocidos por los aficionados. Se aplica normalmente en dos situaciones diferentes en el mundo del fútbol. Por un lado, el póker o cuadruplete, que se refiere a la consecución de cuatro títulos por parte de un club en una misma temporada. Por otro lado, el póker de goles hace referencia al momento en el que un futbolista marca cuatro goles durante un partido. Un término que ha ganado una nueva acepción gracias a las actuaciones de Sergio Camello, la nueva promesa rojiblanca. El joven delantero ha marcado en cuatro competiciones durante esta última campaña 2018/2019 (Juveniles de División de Honor, Segunda División B, Copa del Rey y Primera División). Además, también se ha convertido en el sexto goleador más joven en la historia del club.

Más allá del fútbol, el póker es uno de los juegos de cartas más populares del mundo. Este deporte mental guarda una estrecha relación con el deporte rey, más allá de la influencia de los casinos en el Atlético de Madrid, ya que ambos se basan en la estrategia para conseguir la victoria final. Además, la competencia existente en el póker es un aspecto que atrae a los futbolistas, que han convertido al juego de cartas en una de sus aficiones favoritas, ya que ganar un torneo de naipes produce una emoción similar a ganar un partido o marcar un gol. Por este motivo no es de extrañar que cada vez más jugadores del Atlético de Madrid se muestren atraídos por este emocionante juego.

Adrián Mateos es considerado como el mejor jugador español de póker de la historia y, además, es abonado del Atlético de Madrid desde hace más de 20 años. Cuando era pequeño, sus abuelos y sus padres le llevaban a ver los partidos del conjunto rojiblanco en el estadio Vicente Calderón. En la actualidad, el madrileño no puede ir a tantos partidos como le gustaría, debido a sus constantes viajes por todo el mundo para disputar los torneos más importantes del circuito profesional. A pesar de ello, siempre sigue a su equipo en cualquier parte del planeta. Incluso cuando se está jugando miles de euros en una partida se pone la radio en lugar de música para no perderse a su equipo favorito.

Como seguidor del Atlético de Madrid, Adrián Mateos se identifica con la filosofía y el concepto de trabajo presentes en el club. Una dedicación y un esfuerzo diario, propio de Diego Pablo Simeone, que le ha llevado a convertirse en un referente del póker nacional e internacional. Aunque también ha tenido algunos fracasos en su corta trayectoria profesional, como le ha ocurrido a su equipo en las últimas finales de la Champions League en Lisboa y Milán, ciudades donde el madrileño estuvo junto con su familia para animar. En cualquier caso, a sus 24 años cuenta con un palmarés excepcional y ya ha conseguido más de 17 millones de dólares en el circuito, según el Global Poker Index (GPI).

Un ascenso meteórico a la cima del póker

Nacido en San Martín de la Vega (Madrid), Mateos se dedicó desde los tres hasta los 18 años a jugar al tenis, incluso entrenaba en el Centro de Alto Rendimiento de la Universidad Europea de Madrid junto con su hermano. Sin embargo, el madrileño pensaba que no tenía el talento para llegar a ser tenista profesional, motivación que sí encontró en el Los colores rojiblancos presentes en el póker mundial con Adrián Mateos póker. Después de ver un torneo en televisión comenzó a buscar toda la información posible para aprender lo máximo del juego de cartas. Una preparación que puso en práctica en los dos primeros torneos en vivo que participó al cumplir la mayoría de edad, en los cuales consiguió unas ganancias de 130.000 euros. Todo ese dinero lo utilizó para irse a vivir a Londres. Una decisión fundamental en su vida con la que dejó atrás la Carrera de Economía que acababa de empezar en la Universidad Carlos III.

La elección de Londres como centro de operaciones no fue casualidad. A diferencia de España, donde los torneos sólo se podían disputar contra jugadores nacionales, la capital inglesa le permitía jugar online contra los jugadores de todo el mundo. Allí comenzó a vivir con otros dos compañeros de póker, por lo que en su cabeza sólo estaba centrada en el juego de cartas. A pesar de ello, para llegar a la cima necesitaba entrenar como un atleta profesional, dedicándole muchas horas de juego y estudio. El póker es un juego muy complejo, ya que cualquier jugador necesita tener conocimientos de matemáticas, psicología y otra serie de habilidades. De hecho, el nivel más alto está lleno de universitarios de 25 a 40 años con una gran preparación.

Fuente: Poker-red.com

El jugador madrileño entrena con el juego online, un ámbito digital donde destaca el poker online de 888. Un entrenamiento que comienza a las cinco de la tarde y se alarga hasta las tres o cuatro de la madrugada, con un descanso de cinco minutos cada hora. Un esfuerzo diario que se ha visto recompensado con su ascenso a la élite del póker a nivel mundial. Con tan solo 19 años se coronó en las World Series of Poker Europe (WSOPE) de 2013 celebradas en Francia. Allí consiguió su primer brazalete, el título más importante que se puede obtener en el circuito profesional. Además, Mateos se convirtió en el segundo jugador más joven en conseguirlo en toda la historia.

Un éxito que se prolongó dos años más tarde en el European Poker Tour, el torneo más importante que se celebra en el continente europeo. Una competición en la que se convirtió en el primer español en conquistarlo. Además, tras sus victorias en dos torneos de las World Series of Poker (WSOP), el conjunto de torneos en vivo más prestigioso, se situó como el jugador más joven en ganar tres brazaletes. Un hito histórico que acompañó con el título de mejor jugador del mundo de póker en 2017. Actualmente, el madrileño ocupa la posición número 49 del Global Poker Index (GPI) y cuenta con unas ganancias de más de 17 millones de dólares en su corta trayectoria profesional.

Un jugador histórico que es uno de los grandes abanderados del Atlético de Madrid por el mundo, ya que, aunque el póker es su forma de vida, su gran pasión sigue siendo el equipo rojiblanco. Además, su sueño a medio plazo es dejar Londres para volver a vivir en Madrid para estar más cerca de su familia y su club.

Autor: Redacción

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies