Clemente: “Me gusta el Atleti de Simeone. Eso del ‘amarrategui’ es una tontería”

Entrevistar a Javi Clemente (Barakaldo, 1950) en las cercanías de San Mamés en un día de partido era un riesgo que había que correr por las circunstancias. Había que estar preparado para no perder el hilo en las interrupciones porque Clemente es uno de los ídolos vivos del Athletic, todos lo admiran, aquellos para quien sigue siendo el niño de Barakaldo que debutó en el primer equipo y consumó la última época dorada como entrenador y también aquellos para los que su personaje pertenece al imaginario de lo que sus padres le han contado. Nos citamos en el vestíbulo de un hotel cercano y Clemente acude puntual y certero, como si no tuviera tiempo que perder “no me cuentes lo que quieres hacer, tú pregunta y yo te respondo”, se refleja en él la suficiencia de quien lo ha visto ya todo en el fútbol, de quien viene de regreso del lugar al que nos dirigimos. Hablamos tratando de rescatar la memoria de aquel exiguo paso suyo por el Atleti y todo termina en un breve apunte sobre una conversación de fútbol que podría ser infinita.

Clemente frente a La Catedral
Clemente frente a La Catedral

Hace casi 30 años que usted llegó al Atleti, ¿cómo lo recuerda?

En la época en la que yo fui al Atlético de Madrid no había dinero. No se hicieron fichajes de valor, había buenos jugadores como Futre, Manolo y luego estaban todos los de la casa. Era un buen equipo: Abel, Tomás, Ferreira, Solozábal que le subí del filial, Bustingorri, Donato, a veces Donato jugaba atrás y Solozábal a la izquierda por la lesiones de Bustingorri. En el medio jugaba el pequeñito, joder, un clásico del Atlético de Madrid que jugaba en el medio (Marina), subimos a Alfredo, estaba Paolo, Baltasar, Manolo, Pizo. Futre era la superestrella.

¿Cómo era Futre?

Era muy majo. Muy rápido, una velocidad espectacular, yo creo de los más rápidos que había. Con Manolo eran las figuras.

Lo destituyeron siendo segundo en Liga

Estuvimos segundos casi toda la temporada. Pillamos a un Real Madrid que batió el récord de goles y no perdió prácticamente ningún partido, eran inaccesibles. A nosotros también nos falló Baltazar, con lesiones, en un nivel mucho más bajo.

¿Tuvo problemas con Baltazar?

Le empezamos a quitar porque empezó a flojear, le fallaban ya las rodillas, tenía 33 años y era un jugador para jugar sólo al ataque y nosotros con Futre teníamos que jugar a la contra, con lo que fuera de casa no contaba mucho con él.

Clemente con Pizo. Foto: @olimpia_vintage

Aun así hizo muchos goles

Sí, no contaba de inicio pero luego sí que jugaba lo que pasa es que claro, empezaba a ser suplente fuera de casa y lo tomaban como que a mí ya no me gustaba pero yo creo que ya con treinta y tres años estaba un poco de vuelta.

Más que la clasificación en la Liga, ¿tal vez pesó más la pronta eliminación en las Copas y la obsesión de Jesús Gil por ganar un título?

En Copa nos tocó el Madrid y perdimos. Hubo follones, era la época en la que Gil estaba de pelea con Mendoza. Había unos líos increíbles y al final el que pagó el pato fui yo porque yo defendí a Gil, Gil luego se reconcilió con Mendoza y yo que era amigo de Mendoza … en fin, líos que a nosotros nos perjudicaban. En la Copa de la UEFA nos tocó a Fiorentina, jugamos muy bien con un arbitraje a la italiana. Pero perdimos a penaltis.

¿Cómo era Jesús Gil?

Yo me llevaba muy bien con él. Era muy buen tío que de fútbol no sabía nada de nada. Funcionaba a impulsos. De lo que le contaban, pues hacía caso y claro… Cuando me marché le dije que no me parecía que tenía sentido lo que hacía, era un equipo mediano de nivel que estaba segundo. Un equipo bueno, pero mediano, ganar la Liga hubiera sido un milagro, la campaña fue buena.

Gil llevaba pocos años en el Atleti y ya había oscilado de Menotti a usted

Menotti vino aquí en plan agrandado, muy teórico, muy literal y se dio cuenta de que su nivel no llegaba al nivel de muchos entrenadores que ya había aquí en España. Vino en plan divo y es muy complicado. Fracasó, muchos han fracasado pero no lo han dicho nunca, lo venden muy bien. Hay algunos (argentinos) que sí han hecho buenas campañas, las mejores las tres de Cúper en el Mallorca.

¿Y Bielsa?

Pero Bielsa es otro articulado del fútbol. Es un libro académico, histórico que de material futbolístico tiene muy poco. Es otra dimensión, una película de cine en cinemascope, en tecnicolor. En el fútbol profesional no tiene mucha cabida.

Pero se podría decir que tiene buena prensa

Depende. Es muy buen entrenador, en la línea de él, con un tipo de fútbol que es para algunos sitios. En Bilbao estuvo y aunque jugó dos finales fue un fracaso. Desde enero no ganó un partido casi y al año siguiente a punto de bajar.

Usted dijo en una ocasión que “con ese fútbol aquí se morían de hambre”

Es que en el Athletic no se puede jugar ese fútbol. Tácticamente hay muchas complicaciones, tiene sistemas defensivos que son del siglo XII, no se puede hablar de fútbol español o de fútbol europeo. Tal vez lo podría haber hecho bien el Barcelona, pero aquí no.

Pero con el Athletic jugó dos finales con ese fútbol.

Estuvo bien seis meses. Es que ese equipo era muy bueno. Javi Martínez, Llorente, Herrera… había cinco jugadores de alto nivel. Con eso fue ridículo. La final que hizo contra el Atlético de Madrid fue ridícula porque así no le puedes ganar nunca al Atlético de Madrid. A un Atleti con Falcao y compañía no puedes dejarle que te juegue a la contra. Juegas contra Simeone y si te lanzas al ataque te van a destrozar a la contra. Yo creo que muestra un poco el desconocimiento que tenía del fútbol que había aquí. Él llevaba sus argumentos y los defendió y me parece bien, pero no era un entrenador para el fútbol del Athletic de Bilbao.

Clemente durante la entrevista en la previa del Athletic-Atleti
Clemente durante la entrevista en la previa del Athletic-Atleti

Volviendo un poco atrás de nuevo, su finiquito en el Atlético de Madrid fue apenas veinte millones de pesetas; el salario de Simeone está en torno a veinte millones de euros. ¿Ha cambiado el fútbol, verdad?

Ha cambiado económicamente. Fundamentalmente los contratos de televisión actuales con los de antaño. Había dos canales y un partido a la semana y no pagaban nada. El dinero no tiene nada que ver con el de antes. Futbolistas sí que los había mejores. Yo creo que había más nivel antes. Un jugador que es un poco bueno y mete doce goles ya te piden sesenta millones de euros pero es que antes un delantero de esos valía diez millones de pesetas.

¿Los jugadores de calidad ahora están más protegidos que antes?

Sí, a nivel arbitral. Se parece más en cuanto a normas y actitud al baloncesto que al fútbol. Yo creo que hay que perseguir el juego sucio, pero el contacto y el choque en el fútbol no se debería prohibir. Para mí le quita atractivo porque hay muchos jugadores que en cuanto les tocas se te tiran. Igual ahora con el VAR se mejora.

¿Qué piensa del VAR?

A ver, el VAR lo montaron porque había equivocaciones de los árbitros y para más justicia, pero resulta que esos mismos árbitros son los que están en el VAR y también se equivocan, con lo que el error se convierte en todavía más punitivo de lo que era antes.

¿Entonces?

Estoy a favor por algunas cosas pero no por otras. No me gusta el tiempo que se pierde, estar tanto tiempo para determinar si es o no es. No se consultan todas, ¿por qué no consultan todas? Unas sí y otras no, no sé, me parece extraño. Al final todo es para que la cosa quede en manos de los árbitros. Vamos a avanzar un poco pero no del todo. Unas veces sí y otras no y un poco a expensas de cuál es la simpatía del que ve el partido y del que pita. Resumiendo, al final, lo que el árbitro diga.

¿Qué le parece este Atleti de Simeone?

A mí me gusta mucho. Pero los buenos equipos también hay veces que juegan mal. El Atleti pierde con la Juventus pero es que el que le gana es un buen equipo. A todos nos sorprendió que le levanten un dos cero pero yo entiendo que jugar en Italia es muy complicado. El equipo no estuvo con genio. Estuvo un poco acojonadillo.

Un gol casi le daba el pase, obligaba a llegar a cuatro a la Juve, y sin embargo el equipo no salía

Los que vemos un partido nunca sabremos lo que pasa por la cabeza de los jugadores. El entrenador puede decir cuatro o cinco cosas y resulta que eso no aparece y dices, ¿por qué habrá pasado? Pues porque el concepto, el temor, lo que cree el jugador, de repente no tiene nada que ver con lo que se ha hablado y se ha planificado antes del partido. El entrenador manda mucho pero la actitud de los jugadores no siempre responde a lo que el entrenador les pide.

En los ocho años de Simeone, su equipo se ha caracterizado justamente por lo contrario de lo que pasó en Turín. Ya había sufrido otros partidos complicados y siempre había salido indemne, ¿qué pudo fallar?

Yo creo que le hubiera venido bien jugar primero en Italia, sin embargo el buen resultado de la ida, al final … es inevitable que los jugadores piensen, joder es difícil que a nosotros nos hagan tres, y se mantienen en una línea de protección pero tres goles son tres acciones de acierto. Igual no atacas nunca más, pero si el equipo contrario tiene buenos jugadores te hace tres goles en tres tiros. Después de ver el partido y el resultado, piensas que hubieras hecho otra cosa pero nunca se va a saber lo que planificaron antes del partido.

Simeone tiene la etiqueta de ‘amarrategui’ que usted bien conoce y todo el mundo le culpó agarrándose a ese tópico, aunque no pareció que sacara un equipo defensivo.

Yo es que eso del amarrategui nunca hago caso a eso, eso es una tontería, porque tú puedes jugar muy al ataque con once defensas y puedes jugar muy a la defensiva con once delanteros. Eso es la teoría pero soy entrenador y lo que hablo es de fútbol. No es con quién sino qué. El Atleti no fue el que yo pensaba que iba a ser. Yo pensaba que saldría más, pero es que habría que estar dentro de la mente de los jugadores para saber qué coño les pasó por la cabeza. Hay veces que hay una tensión anímica que les afecta por dentro y se bloquean. Griezmann dijo que nos podía salir un partido de caraja y nos ha salido hoy. Pues fue allí, en un equipo con Cristiano que es un depredador. Hay mucha discusión entre Cristiano y Messi pero la diferencia está en que Messi es un jugador brillante de hacer jugar y el otro es un cazador de balón. Messi juega al fútbol y Cristiano ataca el balón como nadie. Messi levanta la cabeza, ve el juego, es técnica pura, en habilidad individual, en regates, en pases, en tiros a puerta. Cristiano es un rematador puro. Si jugaran juntos meterían sesenta goles por temporada.  

Hablemos de los estilos, parece que todo se ha polarizado y hay entrenadores que juegan bien y otros que no. Usted ha sufrido eso también.

No no no no. Guardiola gana todo, pero con un pedazo de equipo con el mejor del mundo. Con el estilo de Pep. Ese estilo se puede hacer con ese equipo. Ahora hay entrenadores que ponderan el estilo. Ha habido más que Setién, no es el único; bajan a segunda, van los últimos, y están para descender y dicen “éste es mi estilo”. Pero oiga si usted está en la cola. Es que con esos equipos no se puede jugar así. Eso es un error. Un entrenador no puede insistir en una cosa porque a él le guste, pero el equipo no puede. Un entrenador tiene que hacer lo que el equipo puede hacer. Lo contrario es una incapacidad del entrenador, que no sabe interpretar qué es lo que tiene que hacer para que su equipo gane.

Foto: as.com

¿Cuál es su estilo?

Yo no opto por un modelo de fútbol, yo opto por elegir once jugadores para un partido porque creo que son los que pueden vencer, ¿con qué estilo? Yo no les voy a decir que peguen en largo o en corto, yo les tengo que hacer que rindan con lo que ellos pueden hacer. Les tengo que decir qué cosas no pueden hacer, que riesgos no pueden correr. Les hago ver lo que es positivo de las cosas que ellos hacen y lo que es negativo. Eso es el entrenador.

O sea, que el estilo no puede estar por encima de los jugadores

Si a Pep Guardiola le damos el Cádiz y quiere hacer eso pues le pasa como a Jémez en las Palmas, que quiso hacer esas cosas y no ganaba un partido. Setién quiere hacer una serie de cosas pero el público le está silbando porque van los novenos. Juega como tú quieras pero gana. A mí me gustaba el Brasil de Pelé, el del 70. ¿Tú crees que yo me he planteado jugar como el Brasil de Pelé? ¿y de dónde saco a Pelé? ¿y de dónde saco a Rivellino? ¿y a Tostao? ¿y a Gérson? Tú estás loco chaval.

¿Qué es jugar bien?

Jugar bien es vencer. No hay otra. Jugar bonito dicen. Yo he tenido a Pep muchos años y jugaba muy bien, yo juego con él en la selección, no voy a quitar a un pelotero. Cuando yo estuve en la selección no había delanteros centros, eran todos extranjeros, contaba con Salinas, Claudio, Fonseca que se lesionó y no volvió. Ahora hay delanteros a punta pala y no hay centrales, que yo tenía nueve.

Encuentro un paralelismo entre su Athletic campeón y éste de Simeone, equipos que lograron proezas y que no tienen el reconocimiento por parte de la prensa

¿De qué va el fútbol? Nosotros fuimos campeones, un equipo de Bilbao y aquí había dos periódicos y una emisora. El poderío del deporte está en Madrid y Barcelona. Madrid te come todo. Tú vas Madrid a ganarle al Real Madrid, y vas por delante de ellos y la prensa de Madrid, te está pum pum pum pum. A nosotros nos decían, no jugáis ni hostias. Había un periodista, bueno, está todavía, éste, que es taurino él  -duda-, Roberto Gómez, me acuerdo yo un día en Murcia que ganamos allí tres uno o cuatro uno y en la rueda de prensa me dice: “vaya espectáculo que habéis dado Clemente, ha estado el público a punto de marcharse”. Mire usted, yo he venido a ganar, no puedo venir aquí a jugar como le gusta al público de Murcia. Venga usted a Bilbao y verá cómo el público nuestro disfruta con el juego nuestro. Y entonces todos los que son del Madrid pues te empiezan a decir que juegas muy feo; a mí me decían que jugaba a la defensiva y fuimos dos años los máximos goleadores con el Athletic. En la selección fuimos dos años los máximos goleadores de Europa.

Los periódicos de la época decían que su Athletic jugaba muy mal

Después del Real Madrid los máximos goleadores éramos nosotros pero en aquella época predominaba De la Morena y empezó a dar caña por todos los lados hasta que se quedó solo.

Y nunca se quitó esa etiqueta del juego feo

Pero a mí me da igual. Jugamos en Eire que no había perdido en ocho años y jugamos siete centrales, bueno, que jugaban en sus equipos de central y García Candau, que tenía buena pluma, publicó “Clemente sale a empatar” y llego yo a la rueda de prensa después del tres uno y le digo, cómo puedes decir que salgo a empatar si estoy eliminado si empato. Os han demostrado hoy que no tenéis ni puta idea. Fue un espectáculo el partido, los volvimos locos.

Lo curioso es que tiene mejor acogida en la prensa los que juegan ‘bien’ (aunque pierdan) que los que juegan ‘feo’ (aunque ganen)

Bueno, la prueba la tienes con Setién en el Betis. Ha hecho partidos bonitos y la prensa le pondera pero la gente que está en el campo ha estado a punto de echarle. Le están pegando unas silbadas de cojones. O sea que tanto eso no gustará. Yo veo al Barça, que tiene un nivel de cinco peldaños por encima que los demás, y aun así hago clin, y cambio de canal. Es aburridísimo. Aburridísimo. ¿Qué fútbol es ese? El fútbol de peloteo, pero si el fútbol es ataque. Ellos llegan al ataque a través de combinar y combinar pero para hacer eso necesitas jugadores con esa capacidad. Que vengan a Libia a entrenar o que vengan aquí. Pero si nosotros no sabemos hacer eso. ¿Por qué se estrella Berizzo? Decía que había que salir jugando desde atrás como Bielsa; pero cómo vamos a salir jugando desde atrás si no tenemos jugadores para eso. Tenemos otras cosas, tenemos segunda jugada, tenemos pase largo. Eso es fútbol. Saber lo que tienes.

En la selección, tuvo a toda la prensa en contra, ¿cómo se gestiona eso?

A mí me la chupaban. Toda la prensa me la chupaba. No toda, yo tuve a García que estaba a favor, después cambió; y todo lo de Prisa fue una campaña contra García, no una campaña contra mí. El Marca estaba bien con nosotros, RNE también, TVE con José Ángel de la Casa también, no teníamos ningún problema. El problema era de La Morena, que es un salvaje. Ese, ese es un bicho.

Un ilustre atlético, Luis, también sufrió el escarnio de la prensa cuando dirigió a la selección

El único que le defendió a Luis fui yo. Cuando ganó la Copa de Europa, en mayo la prensa pedía su cabeza y yo tiré a matar. Fui a tope en contra de todo Dios defendiendo a Luis, luego murió el pobre. Hizo un torneo fantástico. Él era de la línea mía, de la practicidad del juego, de decir, tengo estos jugadores, pues puedo jugar de esta manera. Luis juega en la Eurocopa amoldando el estilo a sus futbolistas, los motivaba, les daba cuerda y jugad como sabéis. Luis con Panadero y con todos estos, cago en Dios las hostias que daban, ¿y por qué? Yo le decía oye Luis, tú te acuerdas de las hostias que nos dabais y él me decía: “Javi, eso era fútbol.”

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies