La medida de las cosas

El Valencia es un gran equipo que empezó mal en un ritmo de competición en el que para estar arriba, los tropiezos no están permitidos. Le pesó la Champions, quién lo sabe, el caso es que después de salir de ella remontó el vuelo, está en la final de Copa, en las semifinales de Europa League y a las puertas de la competición dorada de nuevo, merced a una racha en la que sólo había perdido un partido de los últimos quince. Quizás sea el Valencia el partido más apetecible del año para el Atleti en el sentido de ordenar su exigencias desde atrás, de establecer la medida real de las cosas, de ponerse cara a cara con uno de los equipos que tratan de usurpar su trono de alternativa.

Con ese ánimo los colchoneros recibieron a los de Marcelino en el Metropolitano y lo que resultó fue un partido vibrante, con muchos goles, que dejó una sensación de superioridad por parte local, que dibujó al Valencia como un buen equipo que se protegió bien, que estaba bien armado, pero al que le faltaban cosas para poder vencer a quien tenía enfrente. Tal vez lo que le faltara es justo lo que le separa de aquel con el que tratan de comprarse. Contundencia, también calidad, claro.

El caso es que los de Simeone arrancaron dando un mal rato a todos aquellos que se esmeran en ponerle la etiqueta de juego feo. Lemar en un costado, con la ayuda de un Filipe mucho más en la línea de lo que fue, la movilidad y la energía que transmite Morata arriba, el trabajo incansable y nunca suficientemente valorado de Koke, la maestría de Rodrigo, la solidez de Saúl y cómo no, el virtuosismo para el juego colectivo que despliega su estrella, Griezmann, fueron los artífices de un sometimiento total del Valencia en los primeros quince minutos. En ese intervalo llegó el gol, tras una jugada de toque, larguísima, que transcurrió de una banda hasta la otra y de nuevo hasta el inicio; un pase filtrado al espacio de Lemar para la entrada del incombustible Juanfran, un centro medido para que la voracidad de Morata convirtiese un gol de nueve puro. Era el minuto nueve y la superioridad del Atlético de Madrid era aplastante.

Se vio sobrado el Atleti y relajó el paso permitiendo al Valencia salir de su cueva. Con poco, o con mucho, según se mire, hizo el empate. Fue en el minuto treinta y seis y bajo la implacable ley de los ex. Santi Mina tiró un sombrero a Godín en el área ante el asombro de todos los presentes, la bajó, miró para ver completamente solo a Gameiro, a quien asistió. El ex del Atleti tuvo tiempo de controlar y meter la puntera para batir a Oblak. Pese a la superioridad inicial, el Valencia equilibró y dejó el partido empatado para la segunda mitad.

Saúl estuvo muy combativo durante todo el partido. Foto: Rubén de la Fuente
Saúl estuvo muy combativo durante todo el partido. Foto: Rubén de la Fuente

Tras el descanso, el Atleti volvió a tomar el mando. Griezmann empezó a hacerse omnipresente, a filtrar balones a un lado para las subidas de Juanfran, al otro para las de Lemar -que por fin estaba ofreciendo la versión que se espera de él-, aprovechó el espacio que abría Morata con sus constantes idas al espacio, y así llegó el segundo, en una jugada iniciada por el francés que terminó en un centro de Lemar tocado, al lugar del área donde parece fácil para el defensa siempre que no hay un delantero avezado que roba la cartera, se anticipa y, sin necesidad de centímetros, sólo con talento, cabecea a la base del palo para exaltar la admiración de la grada. El Atleti trató de no relajarse esta vez y dio un paso atrás para terminar de matar el partido a la contra, no lo hizo, aunque tuvo ocasiones y el asunto se le volvió a complicar. En el minuto setenta y siete, una mano de Saúl, que en algunas repeticiones parece voluntaria, en otras no, hizo que el árbitro fuese a consultarla en la pantalla para acabar decretando penalti. Parejo convirtió la pena máxima e igualó de nuevo la contienda.

Pero sin casi tiempo para asimilar la nueva situación, en el ochenta y uno, Thomas, que había entrado sustituyendo a Lemar tocó una pelota para Correa, que entró al partido en lugar de Filipe, y el argentino hizo uno de esos golazos a los que acostumbra a veces. Se giró en tres cuartos y a dos metros de la frontal metió una rosca endiablada por fuera de Garay, que le tapaba, y que acabó entrando en la portería ante la mirada impasible de Neto. Un golazo con el que después pediría redención por el dolor que le reconcome desde su error en Turín.

Ya no hubo tiempo para más, el Atleti se alegró de un triunfo que posterga las matemáticas del título, que le mantiene bien en su pelea por la segunda plaza y que permite ver también que la distancia con quien viene por detrás también permanece en su sitio. El Valencia es un gran equipo que se jugaba su objetivo, pero el Atleti demostró que a día de hoy sigue siendo mejor. La medida de las cosas no está siempre mirando hacia arriba.

Fotos: Rubén de la Fuente

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

3 Comentarios

  1. Todo hay que decirlo.
    Esas desconexiones que se producen durante los partidos, vienen de los «relajos» que se toma nuestra «estrella».
    Hay una jugada sobre el minuto 25 del partido en la cual Griezmann se dedica a darle toquecitos al balón con Koke, aquel lo pierde y como consecuencia de ello, se produce una situación de gran peligro para nuestro equipo.
    Hay una jugada por banda de Morata, que llega hasta casi el fondo del área pequeña y Griezmann está….en la linea de medios del Valencia.
    Griezmann es muy bueno, pero le falta continuidad. Se siente muy importante, que lo es, pero él se regula. Y hay una cosa clara, no es Messi.
    En el Barca se puede desconextar Messi y el equipo continua.
    Lemar es muy bueno también. Cada vez juega más en su sitio. En el primer gol, su claridad para ver la jugada fue magnifica. El pase a Juanfran, dando diez metros de ventaja sobre la defensa del Valenica, es casi medio gol.
    Y en el segundo, poniendo el balón a las espaldas de Diakabi y Garay, para que Griezmann, muy inteligente «ocultándose» detrás de Gaya y apareciendo por sorpresa, es una gran asistencia.
    Lemar tiene 23 años, tiene tanto disparo a puerta como el que más, si exceptuamos a Thomas, Simeone confía mucho en él y creo que la próxima temporada será fundamental.
    Simeone quiere convertir a Saul en lateral. Y la verdad es que esa idea a mi, particularmente NO me desagrada. Hay que ver la predisposición de Saul para quererlo hacer.
    Si se queda Filipe, que eso parece, lo mismo que Juanfran, lo mismo los fichajes que hay que hacer no son tantos. Montero y Mollejo «huelen» a primer equipo, teniendo cerca a Moya. Y quizás cediendo a Borja a un equipo donde juegue con continuidad, si el B no asciende.

    Escribe una respuesta
    • Florencio, gracias por ese análisis tan extenso. Estoy bastante de acuerdo en todo, tal vez con excepción a lo de Griezmann. Es evidente que no es Messi y tal vez se sea muy injusto en el trato con él porque pretendemos que lo sea.

      Escribe una respuesta
      • Gracias a usted Jose Luis por su respuesta.
        Mis criticas hacia Griezmann, parten de que creo que se le debe exigir más por la razón de que es un jugador que puede dar ese extra, que por ejemplo no puede dar Vitolo, aunque este me parezca que también puede dar mas, pero le lastran sus continuas lesiones.
        En nuestra historia ha habido jugadores «diferentes» como por ejemplo Futre, jugador que vino como gran estrella y supo entender como pocos nuestra idiosincracia.
        Eso es lo que le pido a Griezmann, lo mismo que tampoco me gusta que salga el ultimo, diez metros detrás de sus compañeros.
        Son cosas que pueden no ser importante, pero yo si las considero.
        De todas formas, mientras esté en el Aleti, nunca le voy a silbar:)).
        Muchas gracias y un saludo.

        Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies