Empate romo

Refrescó el once Simeone dando la primera titularidad a Felipe, Herrera y Correa y cambió el dibujo táctico colocando a Joao en el medio campo en la izquierda y al argentino de segundo punta junto a Costa. El equipo salió bien, queriendo empujar al Celta contra la portería de Rubén y en el minuto dos, Felipe ya remató un córner a bocajarro que sacó el portero celtiña con la primera gran parada de la noche.

Al Atleti le duró diez minutos el empuje. Después, el Celta tomó el control de la situación merced a dos jugadores excepcionales: Rafinha y Lobotka. Los dos centrocampistas celestes se bastaron para ordenar el ritmo del partido. El Atleti empezó a perseguir sombras, metido en su campo, mientras el Celta mostraba su exquisito trato al balón. Movía el juego de un lado al otro, esperaba su oportunidad, que no llegaba porque el Atleti refugiaba a Oblak cerrando espacios, desviando los caminos que podían conducir al peligro. Al final de la primera parte los locales salieron de esa ensoñación en la que el Celta había convertido el partido después de que Lodi despertase a todos con un zurdazo desde la frontal que obligó una nueva palomita espectacular del cancerbero visitante. El Atleti empujó de nuevo, lo intentaba Correa sin acierto, también los laterales, muy incisivos, pero que no encontraron a Costa, tampoco Félix se vio cómodo, corriendo demasiado para atrás, alternando las bandas con Koke, sin encontrar su sitio en el partido.

Koke casi marca desde la frontal. Foto: atleticodemadrid.com

La segunda mitad fue diferente, el Atleti asumió que necesitaba la victoria y salió con otra ambición. Acompañaron los cambios de Simeone, que llegaron pronto. A los quince minutos Thomas y Vitolo relevaron a Herrera y Correa y el conjunto rojiblanco ganó prestancia en el juego. El mediocentro ghanés empujaba hacia adelante y el juego empezó a volcarse por la izquierda, la banda de Vitolo y Lodi. El lateral brasileño rompía la línea una y otra vez, metía centros que no encontraban rematador, creaba superioridades en el pico del área. Fue una exhibición de ataque de Renan, pero no llegaba el gol. Lo tuvo Koke en un disparo desde la frontal que de nuevo Rubén Blanco mandó a córner a mano cambiada en una parada espectacular.

Faltando quince minutos salió Morata por Joao; el partido necesitaba rematadores para los balones que se colgaban desde las bandas, fundamentalmente desde la zurda. Tuvo el gol el nueve del Atlético recién ingresado, pero cabeceó mal el servicio de Lodi. Lo intentó el Atleti ante un Celta que ahora ya sólo se defendía tratando de rescatar un punto del Metropolitano, empleándose en el otro fútbol, tratando de hacer el partido más corto, que no se jugase nada. Y así acabó, con un Atlético mostrando su endémica falta de gol que le privó de dos puntos vitales en la lucha por las posiciones de arriba. El Metropolitano recibió con resignación y cabeza baja este empate, que supone un frenazo en las aspiraciones de un Atleti al que el parón de selecciones le ha sentado peor de lo que hubiera podido imaginar, una derrota y dos empates desde entonces.

Fotos: atleticodemadrid.com

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. Montar un nuevo equipo no es una tarea sencilla..
    Si además se marchan de ese equipo no solo los que componen la base deportiva, si no también el “esqueleto “ psíquico de la plantilla, te encuentras con una doble dificultad.
    A Simeone no le ha quedado más remedio que convertir en equipo que pueda competir en tres competiciones del nivel de Liga, Champions y Copa en tres meses, a un grupo de jugadores que vienen a este equipo no solo para competir si no para estar entre los mejores.
    Que no solo lo pide la categoría actual del club, si no su propia afición.
    Ahora ya no se pide quedar cuarto en la Liga, jugar la liguilla de la Champions, posteriormente ganar alguna Europa Ligue o llegar a una final de la Copa si se puede y ganarla .
    Ahora la directiva ya pide cubrír presupuesto, que me parece lógico.
    Ahora los aficionados ya piden no que por lo menos “ seamos un digno rival para un derby decente” si no que “pasemos por Concha Espina como pasa un forastero “.
    Ahora se exige por parte de aficionados que hay que ganar Ligas, Champions y me temo qu estos no se conforman con una Copa como la afición del Valencia. Y al final, si por un “Casual” ganas, te van a pedir que juegues como el Brasil de Pelé. Esto tiene esas secuencia.
    Nadie “compra” que en los ciclos hay tiempos mejores que otros.
    Pues esto que cuento es lo que la mayoría de las veces ocurre.
    O ganas o ya no vales.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies