Dos caras y un punto (1-1)

El Atlético de Simeone se hace mayor, lo que le está confiriendo una juventud inusitada. Salió al Camp Nou con la alineación soñada por aquellos para los que el fútbol es solo una cuestión de ataque, abandonó el doble pivote y repartió el medio en tres canteranos: Gabi, Koke y Saúl. Adelante, toda la artillería pesada que conforman Carrasco, Gameiro y Griezmann. Enfrente, un Barcelona con su once de gala, y el mundo esperando que el espectáculo saturase las pantallas.

Desde los primeros ejercicios en el instituto la vida nos va enseñando que teoría y práctica son dos cosas diferentes, que las intenciones son a veces ajusticiadas por la realidad. El Atlético salió a presionar arriba desde la primera jugada del partido, pero el Barcelona, en un ejercicio de perfeccionamiento de su maquinaria de toque, alargó el campo todavía más a través de su portero, que repartía juego a uno y otro lado en la frontal de área chica con el objetivo de ahogar la voluntad inicial de un equipo, el rojiblanco, que se dio cuenta demasiado pronto de que esta vez aquella estrategia no le iba a funcionar.

Así, desde el comienzo, el Barcelona metió atrás al Atlético a través de su juego combinativo. Desechada la presión, los de Simeone decidieron delimitar su zona de confort, y se emplearon a fondo en las tareas defensivas en las que son tan expertos. Una cobertura aquí, dos ayudas aquí, carrera sobre carrera hacía que el Barcelona no pasara del toque, no encontrase la profundidad. Tras cada larga posesión estaban Godín, el de siempre, un Savic serio e imperial y un Juanfrán concentradísimo que acabó aburriendo a Neymar. El Atlético se sentía cómodo en una posición que le era de sobra conocida pero encontraba el desierto frente a él, no encontraba la forma de salir de ahí.

Alcanzado el minuto veinte se desperezó tímidamente por el flanco izquierdo con alguna subida de Filipe, con un tiro de Carrasco, pero volvió rápido al caparazón. Al borde del descanso, los de Luis Enrique encontraron la grieta en el saque en corto de un córner que Iniesta sirvió para que Rakitic, libre de marca, cabeceara a la red. Los pájaros tirando a las escopetas, uno a cero y tiempo de asueto con ceños fruncidos.

En la reanudación el Atlético fue otro totalmente distinto. Adelantó líneas y desapareció el desierto. Emergió la figura de Koke que empezó a desparramar su mágica argamasa allá por donde aparecía y Carrasco y Griezmann empezaron a combinar cerca de la meta rival. Su velocidad se volvió inquietante, su presencia empezó a ser amenazadora. Se cambiaron los papeles y el Barcelona parecía conformarse con que alguna contra le resolviese el envite. Simeone movió el banco y ahora, en estos tiempos de vino y rosas, de ese lugar suelen salir jugadores tan grandes como Torres y Correa, que en la primera combinación que tuvieron, hicieron el empate. Pase del nueve del atlético para que el el argentino sentase a su compatriota Mascherano y ajustase un disparo desde la frontal que convirtió en estatua de sal a Ter Stegen.

Parecía que el Atlético estaba para más y con la lesión de Messi y Busquets, los colchoneros trataron de ir a por el partido con una fe relativizada por un rival que trató de sobreponerse al desconcierto. Tras un breve correcalles, el Barcelona trató de poner la pausa que necesita su juego y retomar el mando del partido, algo que no terminó de lograr del todo. Así llegó el final, con una fea entrada de Suárez a Filipe, muy parecida a una que el año pasado costó la expulsión y el partido al brasileño del Atlético y con un último cabezazo de Godín que sacó con una impresionante palomita el portero del Barcelona. Empate justo, un punto y un tiempo para cada uno y la sensación de que esta juventud madura del Atlético sólo acaba de empezar.

 

Foto: Ángel Gutiérrez – clubatleticodemadrid.com

 

infographic_es-es_251657_squads_770

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies