Combato y me levanto

Combatir y levantarse es uno de los mantras de la afición colchonera y esa hinchada vive el increíble sueño de tener un equipo a la imagen y semejanza de lo que piensan, de lo que sienten, de lo que son. El Atleti combatió en Dortmund pese a que la eficacia alemana le propinó la derrota más exagerada de la última época. Ahora volvía la Liga y llegaba la Real Sociedad, tocaba levantarse y a fe que los de Simeone lo hicieron. No sólo lograron los tres puntos sino que también dejaron el mejor fútbol de la temporada, para así dejar bien claro que, por el momento, nadie va a hacer doblar la rodilla a este equipo.

Simeone construyó el once sobre la base de la segunda parte de Dortmund, que no fue mala pese a que los resultados a veces lo resquebrajan todo, emborronan el mensaje. Rodrigo y Koke dieron su mejor medida y desde su doble pivote en el medio centro orquestaron todo el batallón ofensivo del Atleti. Rodrigo es luz, claridad, un jugador que siempre devuelve el pase mejorado, que no pierde nunca la pelota, un futbolista que poco a poco va entendiendo a Simeone, va ocupando más espacio, se va colocando mejor. A su lado, Koke, es la armagasa idónea, el de Vallecas corre sin descanso, tapa defectos, filtra la línea cuando todo se atasca. El Atleti agarró la posesión y fue a por el partido desde el minuto uno. Saúl buscaba desde la izquierda su versión más vertical, Griezmann retrasó diez metros la posición para actuar de facilitador y Costa se pegaba con los centrales a su manera. Pero quien realmente llevaba el peligro era Angelito Correa, que irrumpía cada vez por el lugar más insospechado para penetrar en el área donostiarra. El Atleti embutió a la Real, que se sostuvo con la fuerte convicción de sus centrales y del portero Moyá, que detuvo los disparos rojiblancos que no estuvieron a la altura de la presión ejercida. En el cuarenta y cuatro, la defensa de la Real pensó anticipadamente en el descanso, y con dos errores en cadena, dejaron la pelota en el borde del área pequeña para que Godín, al estilo de un viejo nueve, abriese el marcador y dejase el partido de cara para el Atlético.

Correa ofreció su mejor versión durante toda la  noche frente a la Real Sociedad. Foto: Rubén de la Fuente

Correa ofreció su mejor versión durante toda la noche frente a la Real Sociedad. Foto: Rubén de la Fuente

En la segunda mitad Simeone puso en el campo a Filipe en el lugar de Lucas, que había oficiado en la primera mitad de lateral izquierdo. El Atleti no dio el paso atrás que acostumbra cuando tiene el marcador a favor y lejos de eso, volvió a lanzarse en tromba sobre la portería txuriurdín. Con mejor precisión en el pase, el juego combinativo del Atleti alcanzó su grado máximo. Al cuarto de hora Filipe se internó en el área por su flanco y, recortando hacia adentro, puso la pelota en la escuadra con su pierna derecha. Era el dos a cero, la revolución de los defensas, que se erigieron en goleadores del partido. El Atleti siguió y siguió y tuvo un rosario de ocasiones; Costa, que no paraba de batallar, Saúl, Griezmann desde la segunda línea, también Correa y sobre todo Arias, que por fin partía desde el inicio en el lateral derecho y se marcó un partido completísimo, llegando incontables veces al área rival. El encuentro pudo acabar en goleada de haber estado precisa la delantera rojiblanca, que anda en horas bajas, pero el marcador ya no se movería, los tres puntos se quedarían en un Metropolitano que se despidió de la noche con su equipo en el liderato provisional de la Liga. Combato y me levanto cantaba el Fondo Sur, a la par que el equipo que ha mimetizado los valores de la hinchada se levantaba del duro varapalo alemán y, con su mejor versión, abre un horizonte nuevo a lo que resta, que es mucho y puede ser maravilloso.

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. Creo que además hicimos una cosa que antes nunca habíamos hecho. Presionar al rival en su propio campo.
    Eso de adelantar la defensa 15 metros y jugar mas juntitos en el espacio que lo hicimos, nos dio la “autoridad” suficiente para desmantelar a la Real. Hay que repetirlo.
    Eso hizo posible que cuando marcamos el primero gol en el ultimo minuto del primer tiempo, saliéramos después del descanso, a buscar otro gol. Cuando conseguimos, buscamos el tercero. Eso antes no sucedía.
    Tenemos jugadores para jugar así. Y claro que nos harán ocasiones y nos marcaran algún gol mas de los que no hacen cuando jugamos cerrados. Pero el publico ayer se divirtió como pocas veces. Fue un partido completo.
    Yo me lo pasé pipa.
    Un saludo.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies