Leivinha

Joao Leiva Filho “Leivinha” nació el 11 de septiembre de 1949 en Novo Horizonte (Brasil). Tras jugar en varios equipos modestos paulistas como el Linense (1965-1966) y Portuguesa (1966-1969), Leivinha firmó por el Palmeiras en 1969. Pronto destacó con un delantero de excepcional calidad y técnica exquisita, además era muy inteligente con y sin balón lo que unido a su regate genial y su capacidad de remate (con ambos pies y la cabeza) le convirtieron en unos de los mejores puntas brasileños del momento. Acudió al Mundial’74 y jugó más de 20 partidos con la selección brasileña.

Leivinha llegó al At.Madrid junto a su compatriota Pereira en septiembre de 1975 tras completar un magnífico Trofeo Ramón de Carranza. El vicepresidente colchonero Santos Campano cerró la operación por 70 millones de pesetas. El 28 de septiembre, en la cuarta fecha del Campeonato Nacional de Liga, Pereira y Leivinha debutaron con una goleada por 4-1 ante el Salamanca en el Estadio Vicente Calderón. Ayala, de penalti, (37’) abrió el camino del triunfo y Leivinha lo certificó con su tres tantos (43’, 58’ y 67’). El estreno de los brasileños maravilló a la hinchada rojiblanca. De los tres goles de Leivinha, destacó uno de ellos tras un delicioso regate sobre el portero charro. La prestigiosa revista argentina “El Gráfico” consideró aquel gol como uno de los mejores de la historia.

Los viejos aficionados también recuerdan otra memorable diana del brasileño. El 22 de febrero de 1976, en la 22ª jornada de Liga, el At.Madrid se impuso por 2-0 al At.Bilbao en el Calderón con dos goles de Leivinha (19’ y 66’) uno de ellos sensacional. Así lo relató “La Revista del Atlético de Madrid”: “Iríbar perdía tiempo botando el balón y se decidió a echarlo al suelo para que no le contasen los cuatro pasos. Leivinha no estaba allí precisamente, pero salió como un relámpago, se llevó el balón, ante el asombro de “El Chopo”, le rodeó mientras Astrain ya galopaba en vertical hacia él, y frenándose en la carrera, golpeó el balón con fuerza hasta la red”. Luego, Leivinha se disculpó ante el mítico Iríbar por esta genial picardía. Pocas veces más se ha visto un gol así.

En la temporada 1975/1976, Leivinha rindió a gran nivel pues no se lesionó y venía en plena forma de su periplo brasileño. Así, el brasileño disputó el Trofeo Pichichi que se llevo el delantero del Sporting de Gijón, Quini, con 21 goles seguido de Aguirre (At.Bilbao) y Leivinha (At.Madrid) con 18 tantos. Luego, las lesiones empezaron a mermar el rendimiento de Leivinha. Sus rodillas y sus tobillos le impidieron demostrar todo su fútbol en España; asimismo, los campos embarrados no le iban al sudamericano.

Leivinha rematando un balón de cabeza. Fuente: colchonero.com

Leivinha rematando un balón de cabeza. Fuente: colchonero.com

En la campaña 76/77, Leivinha estuvo renqueante y apenas jugó 18 partidos en las tres competiciones. Se lesionó en la 2ª jornada en Vigo, luego jugó más partidos y más tarde se operó en Sao Paulo. No obstante, en el verano de 1977 volvió a recaer, pasó nuevamente por el quirófano e inició su recuperación. El 4 de diciembre de 1977, tras seis meses de baja, Leivinha reapareció en la victoria del At.Madrid por 2-1 ante el Español en un Estadio Vicente Calderón que estrenó los marcadores electrónicos.

Traspaso al Sao Paulo

En el verano de 1979, el At.Madrid traspasó a Leivinha por 35 millones de pesetas al Sao Paulo (Brasil). El brasileño comentó en su despedida:”Por las lesiones no pude demostrar mi auténtica valía. El primer año se vio al auténtico Leivinha [marcó 18 tantos en 31 encuentros de Liga]. Le tengo un gran cariño y estímulo a la afición, no he conocido otra igual”. El brasileño militó cuatro temporadas en el Atlético con el que jugó 93 partidos oficiales marcando 43 tantos: 82 de Liga (40 goles), 6 de Copa (2 dianas) y 5 de competiciones europeas (1 gol). Leivinha acumuló este palmarés como rojiblanco: 1 Liga (1976/1977), 1 Copa (1976), unas semifinales de la Recopa (1977) y unos cuartos de de final de la Copa de Europa (1978).
Años después, el delantero brasileño recordaba su paso por el Atlético:”Jugamos muchos partidos importantes. Ganamos la Copa y la Liga, que se resistía desde hacía tiempo, pero quizá me quedo con mi debut. Fue ante el Salamanca y marqué tres goles. Nunca lo podré olvidar. Estoy muy agradecido por dos cosas: por haber jugado en España y en el Atlético. Mi abuelo era español, el nombre Leiva es de aquí, y mi deseo era estar en este equipo tan particular y popular”.

Leivinha acabó su carrera deportiva en el Sao Paulo. Se retiró poco después debido a sus continuas lesiones e infiltraciones en su tobillo. Luego, trabajó en varias escuelas de fútbol para niños y actualmente vive en Sao Paulo donde trabaja como comentarista de fútbol en un canal deportivo de televisión. Su compañero de equipo Navarro subraya: “Leivinha era un crack, un jugador extraordinario. Después de la lesión de Vigo (estuvo más de seis meses de baja) ya no volvió a ser el mismo”; también Juan José Rubio comenta sobre Leivinha:”El brasileño me ayudó muchísimo al inicio de mi carrera en el Atleti. Para mí ha sido el más grande que ha pasado por el Atlético. Era un jugador completo”. Pereira elogia a Leivinha:” ¡Pero qué voy a decir del introductor de la bicicleta en España”. ¡Ja, ja, ja! Que se lo pregunten a Sol. El pobrecito, que era lateral derecho, desconocía la jugada, no la había visto en su vida. Esos que dicen que Robinho la reinventó… ¡Anda ya!”.

Autor: Fernando Sánchez

Periodista, deportista, entrenador de fútbol, cinéfilo y escritor.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies