Baloncesto o el “Guadiana” eterno

La sección de baloncesto del At.Madrid ha sido como el río Guadiana. En 1922, Angel Cabrera creó la sección de baloncesto del Athletic Club de Madrid. El conjunto rojiblanco se convirtió en el primer equipo de basket de Castilla. Julián Ruete, presidente del Athletic, apoyó la sección, pero ésta apenas duró un año. En 1932, el baloncesto volvió al Athletic. El equipo colchonero acabó último el Campeonato Regional y la directiva decidió suprimir este deporte.

En la década de los 40, el club rojiblanco puso en marcha la sección en una ocasión (1941) y estuvo a punto en otras dos (1940 y 1947). El At.Aviación formó un equipo en 1941 que cosechó buenos resultados en su primera campaña, pero no en la segunda. De este modo, en octubre de 1943, la entidad se deshizo del equipo debido al descenso de categoría. Más tarde, el Marqués de La Florida, presidente del At.Madrid, puso en marcha la sección de baloncesto en el verano de 1952. El Marqués pretendía contar con el mayor número de deportes amateurs en la temporada de las Bodas de Oro del Club y, además, buscaba acabar con la hegemonía del Madrid. El Atlético terminó segundo en el Campeonato Regional y cayó en las semifinales del Campeonato de España. El Madrid le derrotó en ambas ocasiones. Así, en el verano de 1953, la directiva suprimió la sección.

Hubo que esperar muchos años para volver a disfrutar con el baloncesto rojiblanco. En 1983, el At.Madrid se hizo cargo de la plaza del Fortuna en Primera “B”. El Atlético de Madrid acabó tercero con lo que logró el ascenso a la ACB, sin embargo, renunció por motivos económicos. El equipo se disolvió en el verano de 1984. Cinco años más tarde, el baloncesto retornó al At.Madrid. El club adquirió los derechos del C.B.Oviedo en la Primera División. Jesús Gil apostó por el baloncesto, mas el equipo le defraudó ya que descendió a Segunda. Entonces, Gil buscó otro proyecto. En el verano de 1990, los socios del C.B.Collado Villalba aprobaron la fusión del At.Madrid con su club con lo que se formó el At.Madrid-Villalba. El equipo cuajÓ una excelsa temporada ya que llegó a los cuartos de final en la Liga y logró clasificarse para la Copa Korac. El norteamericano Walter Berry deslumbró con su juego. Todo marchaba de maravilla hasta que los socios del club serrano decidieron presentar una moción de censura contra Jesús Gil. Temían que el presidente rojiblanco se llevase el equipo a Marbella. La moción salió adelante y Gil perdió su cargo. El dirigente soriano porfió por mantener la presidencia, pero las instituciones deportivas y políticas ratificaron la moción de censura. El At.Madrid-Villalba desapareció y con ello el baloncesto en el seno del Club Atlético de Madrid. El “Guadiana” se había ocultado para siempre.

Autor: Fernando Sánchez

Periodista, deportista, entrenador de fútbol, cinéfilo y escritor.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies