Morir de éxito

En el mundo empresarial es una expresión muy utilizada que hace referencia a que las cosas van tan bien que no somos capaces de asumir la demanda extra que supone ese éxito y eso acaba suponiendo la perdida de los clientes. El cambio del Calderón al Metropolitano es un éxito que genera mayor demanda de aficionados y antes de que sigas leyendo quiero que te quede claro que yo tardo menos en volver desde el Metropolitano que desde el Calderón y eso que está tres veces más lejos de mi casa, pero las deficiencias en las infraestructuras pueden empezar a alejar a los aficionados del estadio si no se solventan y hay que evitar a toda costa lo que le pasó a la Juventus con Delle Alpi.

Voy a intentar explicarlo por zonas del estadio. Todos los partidos podemos comprobar que el anillo central correspondiente a los palcos y zonas vip está casi completamente vacio. El tema tiene una explicación lógica, una empresa que paga 60.000 euros por un palco no puede ofrecerles a sus invitados parking, ni cerca del estadio, ni siquiera que puedan meter el coche en uno pagando cerca, la única opción es dejar el coche en la calle, lo cual hace que no resulte atractivo a las empresas para llevar invitados. Incluso en estos 3 partidos hemos visto el palco de autoridades bastante vacío; el motivo es que los invitados de esa zona también tienen que buscarse la vida para aparcar, sin ir más lejos el presidente de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid tuvo que aparcar en San Blas e ir andando, que no pasa nada, pero si no les dan comodidades la gente no va a ir.

Luego está lo que realmente nos importa que es el aficionado de a pie. El club se está esmerando por poner actividades que escalonen la llegada al estadio, pero lo cierto es que los días de Liga de Campeones está absolutamente colapsada la M23 desde un kilometro antes de la salida de Fuente Carrantona, la avenida de Las Rosas, la M40 sur y la M40 norte que va bien, en la rotonda de la avenida de Arcentales te obligan a coger la carretera de Vicalvaro y hacerte 2 kilometros más totalmente atascado. La salida en cambio está bastante bien organizada, yo personalmente que vivía a 7 kilómetros del Calderón llego antes a casa y eso que el Metropolitano está a 25 kilómetros.

Para los que van en metro la llegada al estadio es perfecta porque al ser escalonada no hay problema y te deja en la misma puerta, pero a la salida se hace un embudo de unos 20 minutos que no es una gran incomodidad, pero que si ponen más frecuencia de trenes y lo agilizan mejor. El estadio es mucho mejor que el Calderón, todo es precioso, personalmente estoy contento con el cambio, pero hay que solventar estos inconvenientes, primero para evitar el “efecto Bernabéu”, es decir, que la gente salga antes del estadio por no coger colapso y segundo para evitar morir de éxito y que no nos pase como a la Juve que a mucha gente le de pereza ir a los partidos por las deficiencias en los accesos. El estadio es más grande y más cómodo, pero las infraestructuras tienen que estar a la altura.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

Autor: Dario Leiva

Periodista. Colchonero de corazón. Si se cree, y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies