Renovación y un punto (0-0)

Simeone redobló su apuesta por la juventud y en uno de los enfrentamientos duros de la Liga, en Mestalla, hizo algo que hubiera sido inimaginable hace bien poco. Ni un minuto para Gabi ni Godín, con Griezmann fuera del equipo, columna vertebral que otrora jugaban hasta el añadido. La edad obliga y el Cholo sabe que el éxito pasa por la renovación del plantel desde dentro. De ahí que dejara los galones del cinco en la solapa de Thomas, a quien la responsabilidad del medio le sienta bien y cada vez se le ve más cómodo. Atrás, Savic y Lucas conformaron la pareja de centrales y la apuesta de la delantera fue la misma que en Gran Canaria: Correa y Vietto.

Arrancó fuerte el Atleti, que arrinconó al Valencia en su área. Thomas se hizo el dueño del medio y con Koke y Saúl como lugartenientes de lujo, empujaron el juego hacia la portería de Neto. Vietto aportaba movilidad arriba y Correa entre líneas se descolgaba a la derecha para llevar el peligro a la meta valencianista. En una cabalgada del argentino, que busca con ímpetu quedarse en el once, dejó en el camino a varios rivales con velocidad para acabar con un disparo desde la frontal que desvió el portero valencianista inaugurando así la que sería la actuación más notable del encuentro.

Vietto pugna por un balón frente a Kondogbia en el Valencia-Atlético. Foto: clubatleticodemadrid.com

Vietto pugna por un balón frente a Kondogbia en el Valencia-Atlético. Foto: clubatleticodemadrid.com

Le duró poco el fuelle al Atlético, apenas un cuarto de hora, en el que el Valencia empezó a encontrar su lugar y detuvo la impetuosidad rojiblanca a base de posesión. Parejo, demasiado obsesionado con la protesta al colegiado, y Gabriel Paulista cada uno en su papel, empezaron a tomar la manija del centro del campo, y aun sin profundidad para crear peligro a Oblak, el Valencia empezó a sentirse más seguro con el balón. El Atlético respondió a eso dominio en un contragolpe a tres toques en el que Vietto hizo un reverso maravilloso dentro del área y cuando solo le restaba fusilar a Neto mandó el balón incomprensiblemente por encima del larguero. Esa ocasión enterró a Luciano en el partido y dejó a los de Simeone con ese sabor pastoso de quien sabe que será difícil encontrar otra ocasión tan clara en un partido que ya empezaba a ser bastante oscuro.

Los cambios no hicieron efecto

En la segunda mitad, los dos equipos lo intentaron midiéndose demasiado. El Cholo puso sobre el campo todo lo que tenía para ganar el partido. Entró Gaitán primero, que tuvo una ocasión certera con un disparo dentro del área que volvió a despejar el cancerbero valencianista y ahí, como Vietto, cavó su tumba. Entraron también Torres y Gameiro, en sustitución de la dupla argentina que había comenzado el choque en ataque y se evidenció el problema del Atlético con el nueve. Entre los tres, ayer, no se juntaba uno completo. Torres salió fallón en el control, en el pase, no aportó nada al partido. El francés, de quien apenas recordábamos su velocidad, acusó su falta de partidos y estuvo extremadamente lento. Así, el Atlético ganó un punto que fue justo y puede darse por bueno teniendo en cuenta las ausencias con las que afrontó el choque.

Viene Roma y tras ese éxodo obligado, el Metropolitano espera.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

 

 

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies