Cambio de dinámica

El Atleti cambiaba de competición para tratar de sacudirse de alguna manera el mal inicio liguero. Llegaba la Champions, que como todos ustedes bien saben navega entre el deseo y la obsesión, y los de Simeone sentían la presión por arrancar con un triunfo y no repetir el error de la campaña pasada donde, tras un extraordinario partido en Roma, dejó escapar dos puntos que después condicionaron por completo el fracaso que vendría. La cosa acabó bien pero el triunfo vino por un atajo antiguo y conocido, el que está plagado de carteles que recuerdan que la vida no es fácil, que nadie regala nada, que no hay gloria sin sufrimiento.

Simeone terminaba su sanción en su jaula en las alturas, en la que se le veía moverse como león enjaulado, gritando como si los muchachos pudieran oírle, casi descolgándose de aquella terraza extraña que le habían habilitado en la tribuna. Situó de nuevo a Rodri en el eje, también Correa y Lucas de vuelta al lateral izquierdo. Lo demás todo igual, Giménez junto a Godín, una pareja que se consolida en la ausencia obligada de Savic. Salió bien el Atleti, mandón, en el segundo cuarenta y ocho ya se había adelantado en el marcador en una jugada en la que fueron protagonistas los dos centrales, Giménez ganando la pelea a su par y sirviendo de cabeza al medio para que Godín empalase al fondo de la red. De una manera extraña, porque no hubo ni atisbo de fuera de juego, ni tampoco falta, ni casi si quiera contacto, el árbitro anuló el tanto sin saber muy bien por qué. Tal vez le parecía demasiado pronto para que el Atleti se sacudiese sus miedos. El caso es que los colchoneros persistieron en su idea, con Griezmann en la medular haciendo maravillas entre líneas, en seguida sirvió un mano a mano para Costa que éste mandó fuera rozando la base del palo. El Mónaco se sostenía sólo en base al impulso de Falcao, un jugador ya veterano que sabe diferenciar muy bien cuáles son sus ventajas y dónde están sus limitaciones. Allí parecía no haber partido, por la diferencia de nivel y la incógnita era cuándo haría el primero el Atleti y cuántos podrían caerle a los monegascos.

Simeone cumplía su sanción aislado en la tribuna. Foto: atleticodemadrid.com

Simeone cumplía su sanción aislado en la tribuna. Foto: atleticodemadrid.com

Pero sucedió lo imprevisible, que estando el Atleti de por medio llega a veces a ser rutina. En una jugada por la derecha, Saúl cometió un error grosero –que terminaría inaugurando un partido muy gris del canterano-, tratando de controlar con el pecho hacia adentro en el interior de área propia, lo que trajo un estropicio tras pérdida que concluyó con el gol de Grandsir. Era el minuto veinte y el Atleti debía remar de nuevo contra la corriente.

Tardaron apenas diez minutos los de Simeone en reacomodarse en el partido y fue merced a una jugada veloz en tres toques: Koke, Griezmann al primer toque e internada en el área de Costa que, esta vez sí, cruzó con más precisión e hizo el gol del empate. A partir de ahí, el Atleti volvió a coger el mando y fue al borde del descanso, con el tiempo ya cumplido, cuando lo antiguo volvió a brillar de nuevo. Koke sirvió un córner que Giménez cabeceó poderoso a la red. Respiro y alivio camino al túnel de vestuarios.

La segunda parte fue de dominio absoluto de los pupilos comandados por Burgos. Controlaron el juego en busca de un nuevo gol que finiquitase el choque pero faltó profundidad, Griezmann desapareció y las arrancadas de Costa, que estuvo toda la noche peleando con el central polaco Glik, perdieron intensidad. Emergió la figura de Koke, que se hizo omnipresente para tapar un mal partido de Saúl; junto a Rodrigo se hicieron los amos del medio y del juego, pero faltó la verticalidad necesaria para poder romper el marcador. Correa estuvo impreciso en la libertad de movimientos que le concedió el Cholo y Lemar, que salió en su lugar en el 70, tampoco fue capaz de cambiar el panorama. Significativo que argentino sólo realizó un cambio, el de Lemar, hasta el final del encuentro. Ante la ausencia del gol, llegó el empuje local de los últimos minutos que hicieron barruntar lo peor, pues había habido malas praxis recientes en el manejo de los marcadores exiguos. Apretó el Mónaco con pelotas colgadas al área y ahí se impuso Giménez, que parecía el coloso de Rodas, imponiéndose por arriba a todos y alejando el peligro hasta que el colegiado decretó el final del partido.

Tres puntos de oro que sirven para cambiar una dinámica negativa en Liga y volver a la senda del triunfo, despejar dudas y afrontar el Tourmalet de septiembre desde otra perspectiva. Casi sin tiempo para asimilar, llega el sábado el Getafe.

 

Fotos: atleticodemadrid.com

 

 

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. El Atleti no está bien, digan lo que digan los clarividentes del fútbol, el Atleti ha perdido solidez en defensa, se ha puesto de manifiesto en la Liga y ayer en la Champions frente a un equipo hundido en la clasificación liguera de su país, no solamente se ha perdido solidez atrás, sino que los errores personales que cuestan goles, están haciendo acto de presencia más de lo habitual, recordando malos tiempos no muy lejanos.
    Los enemigos del Atleti de Simeone saben muy bien que por donde hay que empezar a derribar al equipo es por la defensa, quebrando a la que ha sido en los últimos tiempos una de las mejores defensas de la historia y soporte indiscutible de los éxitos conseguidos.
    No nos dejemos engañar por fichajes supuestamente de relumbrón, ni por juegos bonitos, ni proposiciones de juego, ni estupideces cavernarias similares, si el Atleti baja su intensidad defensiva, estamos perdidos.

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies