Atasco en el cruce

El Atleti llegó a Brujas con la obligación de vencer al equipo local para poder pasar primero de grupo y evitar así a los grandes ‘cocos’ del sorteo de octavos. No solo no lo logró, sino que dejó un mal partido en el que evidenció uno de los grandes males que lo asolan, tal vez el único: su acuciante falta de gol.

Los problemas del Atlético se han vuelto exquisitos, ya no anda merodeando las zonas innobles de la tabla, cabalgando de desastre en desastre. Ahora los dramas se volvieron más despreocupados, tales como quedar primero o segundo en la fase de grupos de Champions, tales como empezar a elucubrar con el probable contrincante que tocará en suerte y lo que es más gracioso de todo, con lo que podría y ser y no será, que no deja de ser una entelequia que no puede preocupar nada más que a quien de verdad no tiene nada con lo que ocupar su tiempo.

Lo cierto es que el Atleti está sorteando muchos problemas en el último mes. Ayer se culminó la primera fase de la Champions y el Atleti se plantó en Bélgica con un central renqueante de los cuatro de los que dispone, sin lateral izquierdo, sin delantero centro. No es algo puntual, es algo que arrastra en el último mes, pese a lo cual, miren los números, cualquiera diría. El partido de Brujas se puede contar en dos líneas, el Atleti fue incapaz de cara al gol, un problema que empieza a ser añejo, ni tiene facilidad para ejecutar, ni tiene claridad para generar. De partida, Simeone lo intentó con Lemar y Gelson en los costados y Griezmann solitario en punta. No funcionó. Hubo apenas un par de ocasiones que vinieron siempre propiciadas por la llegada al fondo por el carril izquierdo de Saúl, que a veces da la sensación de que si tuviera tres partidos más en el lateral, podría convertirse en uno de los mejores del mundo. Descomunal el señor Ñíguez. Thomas mandó al limbo la más clara y el Atleti se fue enredando en su espesura. Griezmann no aparece para desatascar estos partidos, se encoje, parece mucho menos de lo que es y es en momentos así de intrascendentes cuando un verdadero genio sale al rescate.

Koke sortea a un rival. Foto: atleticodemadrid.com

Koke sortea a un rival. Foto: atleticodemadrid.com

En la segunda mitad Simeone probó con todo lo que tenía, puso sobre el terreno de juego a Vitolo, a Correa, también a Kalinic. El resultado fue desesperante, porque sólo hubo imprecisiones, ni una jugada clara, tan solo, de nuevo, un par de ocasiones livianas, un disparo lejano de Koke y una semimelé en el área que terminó en nada. Así, el cero a cero vino a terminar con el segundo puesto en la ronda de Champions, pero tal vez sea peor la sensación de inoperancia, la sensación de que el equipo es invulnerable en defensa pese a las bajas, que cualquiera, como está haciendo el chaval Montero, puede ocupar un lugar en esa demarcación y ejecutar un digno papel, mantener el nivel, sujetados también por la red de Oblak, que aparece siempre cuando todo lo demás falla, como por ejemplo anoche, en la única ocasión del Brujas, un remate a bocajarro que bien podía haber costado el partido de no ser porque el esloveno nubló el remate de Luan Peres. Bien en defensa, pero, ¿qué pasa con el ataque? Ninguna variante, ningún jugador consigue dar el paso adelante que se necesita para mostrarse como un equipo poderoso, que pasa también por ser un equipo goleador.

Esa sensación alimenta el debate de los nuevos ricos, que no se sustenta en los números sino en la suerte de frustración constante y necesaria para poder avanzar que parecen necesitar algunos. Lo cierto es que el Atleti está en octavos y que en febrero todo habrá cambiado, las sensaciones serán a buen seguro diferentes y todos esos grandes nombres que ahora asustan de cara al sorteo, a buen seguro estarán más temerosos si en su contra sale la verdadera bola molesta, que será la del Atlético de Madrid.

 

Vitolo rodeado de defensas en Brujas. Foto: atleticodemadrid.com

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies