¡Milagro! La suerte sonrió al Atleti

Hablar de la suerte en el mundo del fútbol es algo complejo. Muchas personas creen que el éxito o el fracaso de muchos equipos no se podría entender sin momentos puntuales donde, por un motivo u otro, la fortuna les ha sonreído. Otros piensan que la suerte es una simple excusa para justificar ciertas acciones que suceden sobre el césped, y que deberíamos ser más racionales. Si tuviera que posicionarme, creo que me decantaría por la primera creencia… y más siendo del Atleti.

En el partido del martes, un acontecimiento histórico, inaudito, irreal, quimérico, utópico (y así podría tirarme mucho tiempo) sucedió: el Atlético de Madrid tuvo suerte en la Champions League. Sí, en esa competición maldita donde los colchoneros hemos visto a nuestro equipo sufrir de todas las maneras y de todos los colores. Finales de Champions decididas por la “mala suerte” a la hora de “coincidir” con un equipo de arbitraje que “no vio” un fuera de juego claro, u otra perdida en los penaltis, para muchos un juego de azar.

fbl eur c1 feyenoord atletico madrid 2 1024x683 ¡Milagro! La suerte sonrió al Atleti
Atletico Madrid’s French forward #07 Antoine Griezmann (C) and Atletico Madrid’s players celebrate the victory after the UEFA Champions League Group E football match between Feyenoord and Atletico Madrid at the De Kuip Stadium in Rotterdam on November 28, 2023. (Photo by JOHN THYS / AFP) (Photo by JOHN THYS/AFP via Getty Images)

Todos tenemos en nuestro recuerdo muchas noches europeas donde, además de dar una mala imagen en varias eliminatorias, el destino tampoco ha estado de nuestro lado. Sin irnos más lejos, el penalti que decidió la permanencia en Champions del Atlético de Madrid en la temporada pasada acabó con el portero rival despejando la pelota, con Saúl recogiendo el rechace y golpeando al larguero, y con Reinildo rematando a placer hasta que Carrasco, el que anteriormente falló el penalti, se puso en medio desviando la pelota (y todo esto en el último minuto, por supuesto). Nuestro equipo también es el único de la historia en disputar una final de Champions a doble partido, la cual se habría ganado si hubiera sido a partido único, como siempre se hizo, fíjate tú qué casualidad.

Sin embargo, el pasado martes cambiaron las tornas y los del Cholo gozaron de una noche afortunada. Dos goles en propia del Feyenoord, uno para abrir el marcador, y otro para cerrarlo, sirvieron para certificar el pase del Atleti a octavos de final. Y entre medias, un golazo de Mario Hermoso que ni los mejores delanteros se atreverían a hacer. Porque cuando le pasan estas cosas al Atleti, hay que hablar de ello, y es que no siempre se vive un partido europeo donde al “pupas” le sonríe la suerte.

Autor: Nacho Martínez

Comparte este contenido en
468 ad

2 Comentarios

  1. No creo que sea complicado hablar de suerte en el fútbol, porque es un factor decisivo en el juego, sino hacerlo con cierta ponderación, y es que si hablas de fútbol, es porque tienes colores. Especialmente todos los que dicen que no les gusta, pero hablan, que son todos del color blanco. Y hablando de cosas desagradables, es un hecho cierto que la indecente colección de títulos que exhiben no se debe solo a haber competido durante 70 años en obscena superioridad de condiciones, sino también a haber acaparado buena parte de la potra universal en el deporte, algo verdaderamente sobrenatural y exasperante, aunque no indefectible. Por ejemplo, en la final de Copa del 2013, los merengues estamparon 3 balones en los postes, en los nuestros, y nosotros salimos campeones ¡qué regates de Falcao para el pase a Costa del primer gol. Maravilloso momento del fútbol mundial! Lo que constituye un ejemplo de que no siempre el suertudo la tiene a su favor, ni el habitualmente infortunado, en contra.
    Yo no considero que el Atleti sea un equipo con mala suerte, porque sería imposible haber ganado 11 ligas, 10 copas, la Intercontinental, la Recopa, las Europa leagues y las supercopitas si así fuera. Lo que sí es cierto es que no ha gozado de buena suerte en unas cuantas citas históricas, lo cual es algo que con toda seguridad le ha pasado a todos los equipos del mundo. Eso sí, somos los únicos que hemos perdido las 3 únicas finales de copa de Europa disputadas, y de forma tan ingrata: en partido de desempate, en prórroga y en penaltis tras prórroga. Pero eso, en mi opinión, y a pesar del dolor inconsolable del momento, solo aumenta nuestra grandeza.

    Escribe una respuesta
    • ¡Muy interesante tu punto de vista! Entiendo tus palabras y muchas las comparto.

      ¡Muchas gracias por leer mi artículo y opinar sobre él!

      Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies