Julián Ruete, un presidente excepcional

A finales de noviembre de 1912, Ramón Cárdenas terminó su mandato como presidente del Athletic Club de Madrid. En la Asamblea Ordinaria, los socios del Athletic eligieron a Julián Ruete como nuevo mandatario. Ruete pertenecía al Athletic desde 1910 como socio y jugador; antes había sido secretario de la Junta Directiva del Madrid, centrocampista y capitán del segundo equipo madridista (1905-1910). Ruete abandonó el Madrid debido al debilitamiento deportivo y social madridista y tras chocar con varios directivos. Como el historiador Félix Martialay expone “se fue al Athletic para ser su presidente y un antimadridista furibundo como buen converso”. La primera Junta Directiva de Julián Ruete, nombrada oficialmente el 29 de noviembre de 1912, estuvo formada por:

Presidente: Julián Ruete
Vicepresidente: Claudio Ibáñez de Aldecoa
Secretario: Manuel Gómez Acevedo
Vicesecretario: Luis Goñi
Tesorero: Juan Elorduy
Contador: Alberto Vivanco
Vocales: Alejandro Smith y Emiliano Zuloaga, primeros y José Lequerica y Rafael Oliver, segundos

Nada más llegar a la presidencia, Ruete trasladó el domicilio social del club a su establecimiento familiar (una chocolatería), sita en la calle Espoz y Mina, 17. En su primer año de mandato, el Athletic estrenó un nuevo campo de juego (O’Donnell) y avanzó en la independencia con respecto al Athletic bilbaíno. Ruete pugnó durante su presidencia por colocar al Athletic entre los grandes de Madrid y España y para ello debió dedicar muchas horas de trabajo y realizar importantes desembolsos de dinero. Sin embargo, la prensa le criticó en ocasiones, aunque también elogió su laboriosidad y generosidad.

Ruete estaba consiguiendo su objetivo de engrandecer al Athletic: el campo de O´Donnell destacaba por su comodidad y aforo; los socios del Athletic superaban ya el millar; los ingresos ascendían con las taquillas de los partidos oficiales y amistosos; el Athletic se asentaba en la capital; la dependencia de la sucursal se iba diluyendo; contaba con una amplia y notable plantilla; el club tenía otras secciones deportivas como hockey, rugby, tenis y atletismo; sólo le faltaba conseguir por primera vez en su historia el título de campeón Regional de Centro.
En 1919, Julián Ruete llevaba ya casi siete años como presidente del Athletic y había dado todo lo que se puede entregar e incluso más por su club; necesitaba un descanso. A primeros de abril de 1919, Julián Ruete abandonó la presidencia siendo sustituido por Alvaro de Aguilar.

Tras la breve etapa de Aguilar, el 12 de noviembre de 1920, la Asamblea General de Socios ratificó a Julián Ruete como flamante presidente del Athletic. Ruete ejercía la presidencia desde el adiós de Aguilar tres meses antes. En su última etapa, Ruete obtuvo notables éxitos deportivos (campeones de Madrid y subcampeones de España), consolidó al club en todos sus ámbitos y dejó un nuevo campo en alquiler (el Stadium del Metropolitano).

El 23 de enero de 1921, el Athletic Club de Madrid ganó por 2-1 al Rácing en el campo del Paseo Martínez Campos proclamándose, por primera vez en su historia, campeón Regional de Centro. El once rojiblanco de ese glorioso día estuvo formado por: Durán, Olalquiaga, Pololo; Escalera, Mieg, Fajardo; Tuduri, Sansinenea, Triana, Del Río y Luis Olaso. Tuduri y Sansinenea marcaron los goles del triunfo rojiblanco.

Luego, el Athletic madrileño llegó a la final del Campeonato de España por primera vez en su historia. El 8 de mayo de 1921, a las cuatro de la tarde, comenzó la final del Campeonato de España entre los dos Athletic en el estadio de San Mamés. De común acuerdo, el Athletic Club de Bilbao vistió con su camiseta rojiblanca y pantalón negro, mientras que el Athletic Club de Madrid lució su indumentaria primitiva: camiseta azul y blanca a grandes rayas verticales y pantalón azul. El campo bilbaíno se llenó con 20.000 espectadores que dejaron en taquilla 40.000 pesetas. Antes de empezar el partido ambos equipos se fotografiaron juntos demostrando la exquisita deportividad y hermandad reinante. Por el Athletic madrileño jugaron: Durán, Pololo, Olalquiaga; Escalera, Fajardo, Olarreaga; Amann, Tuduri, Monchín Triana, Del Río y Luis Olaso. Mientras que el Athletic bilbaíno presentó este once: Rivero, Beguiristain, Hurtado; Pacho Belaúste, José María Belaúste, Sabino; Villabaso, Pichichi, Allende, Laca y Acedo. El Athletic Club de Bilbao venció por 4-1.

El hecho de que Ruete aceptarse jugar la final en San Mamés mermó su presidencia. Se sostenía en el cargo por su prestigio personal y por su trabajo abnegado en el Athletic durante bastantes años pese a que había perdido el apoyo de la masa social del club. Incluso en la Junta General de Socios, el 30 de noviembre de 1921, varios asociados arremetieron contra Ruete por acceder a jugar la final en San Mamés; Ruete siguió en la presidencia por un estrecho margen de votos.

El 3 de noviembre de 1923, Ruete presentó su dimisión como presidente del Athletic Club de Madrid ante la Junta Directiva. Los directivos rojiblancos aceptaron su renuncia. Ruete dejó la presidencia arruinado y decepcionado de todo, menos de su viejo fervor atlético; guió al club en todo momento para salvarle de su gran bache a principios de los años 10; saneó y fortaleció su economía; dio enormes pasos en su independencia del Athletic bilbaíno; situó al club en la élite del fútbol español; durante su mandato el Athletic jugó en dos excelentes campos como O´Donnell y Stadium Metropolitano; el Athletic conquistó un campeonato regional y un subcampeonato de España; aumentó el número de socios y aficionados del Athletic en Madrid (cuando llegó a la presidencia el club contaba con 42 socios y la dejó con 2.300 socios); la prensa madrileña respetó cada vez más al club rojiblanco.

En resumen, Ruete ha sido uno de los mejores presidentes de la historia del Athletic Club de Madrid porque su mandato tuvo una importancia capital en el devenir de la entidad madrileña. Asimismo, Ruete destacó como uno de los personajes deportivos más influyentes de los primeros años del siglo XX en España. Destacó en todas las facetas del fútbol: jugador y socio del Madrid y Athletic; presidente del Athletic y directivo del Madrid; presidente y otros cargos directivos en la Federación Regional de Centro; árbitro de la región de Centro, fundador del Colegio Castellano de Árbitros y presidente del Comité Nacional de Árbitros; secretario, vicesecretario y vocal de la Real Federación Española de Fútbol; seleccionador español de fútbol; asesor del seleccionador español; entrenador del Athletic y Nacional; y secretario técnico del Castellón. En marzo de 1939, Ruete murió arruinado y solo en Barcelona.

Autor: Fernando Sánchez

Periodista, deportista, entrenador de fútbol, cinéfilo y escritor.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies