Simeone también peca: probó la fruta prohibida

“Prefiero jugar mal y ganar”, explicó Simeone tras finalizar el partido. Es la típica frase del que sabe que se ha equivocado y que ha faltado a sus propios principios para gustar a los demás. El argentino se ha dejado llevar por la eufórica corriente atlética que ya se veía en la final y pecó. No es la primera vez que le ocurre, consiguiendo que nuestro técnico vuelva a dudar, innove y falle a los principios del ‘cholismo’.

El entrenador se relajó en la vuelta de Copa del Rey, no puso a los titulares y, lo peor de todo, dejó de lado al sólido cuatrivote que siempre le ha llevado a las grandes finales y a ganar tantos títulos. Porque jugar con Lemar, Correa, Kalinic y Griezmann mola, pero pasar de ronda con un 1-0 lo hubiésemos firmado todos. Déjense de florituras y seamos serios. Koke, Gabi, Tiago y Arda, hasta Lisboa. Koke, Gabi, Augusto y Saúl, hasta Milán. Koke, Gabi, Thomas y Saúl, hasta Lyon. Éste es el centro del campo que funciona, señores.

Ahora estamos en ese momento en el que queremos jugar como la ‘Naranja mecánica’ y demostrar a Europa que porque hayamos hecho una gran inversión hay que cambiar el estilo de juego. Pues no. El Atleti es el Atleti, un equipo defensivo, aguerrido, intenso y asesino a la contra. Que aburre al resto, pero que gana partidos. Y quien no quiera eso lo tiene bien fácil, que no nos vea. A escaso mes para que llegue la eliminatoria clave frente a la Juve, el Girona nos ha bajado de la nube en la que vivíamos.

Sin embargo, de todo se aprende. Estoy totalmente seguro de que Simeone tomó nota y no tropezará en la misma piedra. Un mes para que los lesionados cojan ritmo, competir como lobos en liga y llegar al 20 de febrero como motos. Además, siempre que el Atlético ha llegado a una final de Champions, ha sido vapuleado previamente en Copa por tres goles. En ambos casos, frente al Madrid y Celta, por querer jugar de una forma más ofensiva.

Ahora estamos en la línea de salida y nos toca ganar. Vencer al Huesca para apretar al Barça… y la Champions ya se verá. Lo que sí hay que tener claro es que hay que recuperar esa solidez defensiva, no encajar goles y no dejar respirar a los delanteros del otro equipo. La intensidad es algo que no se puede perder y las líneas compactas en el centro del campo hacen que Simeone tenga una victoria casi segura. No me cansaré de repetirlo: ¡que vuelva el cerrojo, que yo quiero vivir más finales!

 

Foto: Rubén de la Fuente

 

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies