El día que todos nos enamoramos de Saúl

“Mi intención es estar toda la vida en el Atlético de Madrid”, cuando Saúl dijo estas palabras se me vino a la cabeza el partido de su debut, como si fuese ayer. Era una tarde en la que seguía haciendo frío en un Calderón a rebosar y, pese a llevar sólo tres meses de Cholismo, Simeone nos había convencido de que podíamos ser campeones.

Ese día salí corriendo de la universidad para llegar a tiempo a la previa del partido, no todos los días jugábamos octavos de Europa League. El campo estaba enchufado y los jugadores sentenciaron al Besiktas de Simao con tres goles en media hora. Pim, pam, pum. Luego, a eso de cinco minutos para el final, todos los que acudimos al estadio vivimos un momento mágico, el nacimiento de una estrella: debutó un tal Saúl Ñíguez.

Simeone quitó a Koke, que se mataba por ganar minutos para sentar a Diego, y entró un chaval con cara de niño al que todo el mundo aplaudió hasta reventar. Era un jugador larguirucho, muy delgado, tenía acné en la cara y que, si no recuerdo mal, tocó tres balones que me hicieron decir al colega de al lado: “Pues oye, tiene buen toque el tal Saúl”. Jugó con el ‘48’ a la espalda, llevaba manga larga, no tenía puesta su mítica muñequera rojiblanca y estaba corriendo como un loco de un lado a otro, pecando de pardillo ante un curtido Manuel Fernandes.

Saúl lo intenta desde fuera del área frente al Betis. Foto: Rubén de la Fuente

Saúl lo intenta desde fuera del área frente al Betis. Foto: Rubén de la Fuente

Hay momentos que conectan a los aficionados con los futbolistas y, para mí, cuando oigo a Saúl declarar amor eterno al Atleti no puedo evitar teletransportarme a ese 8 de marzo de 2012. Al acabar el encuentro, los compañeros le zarandeaban la cabeza y el chico miraba tímidamente a la grada, buscando la sonrisa de los suyos. Tras la ducha, el club grabó un vídeo en el que el jugador, con lágrimas en los ojos, decía a sus padres Juan Antonio y Pilar que “esto es lo más grande”, como si fuese el mayor de los éxitos… y su historia sólo acaba de empezar.

A partir de ahí, continuó en el equipo B, se curtió en Vallecas, se ganó un sitio en el equipo rojiblanco pese a que pudo costarle la salud y luego deslumbró a Europa con partidazos en Champions League. Ahora es una pieza fundamental de Luis Enrique y un salvavidas insustituible para el Cholo, el chaval que vi debutar va camino de convertirse en un jugador histórico de nuestro deporte, y eso que tiene los pies bien plantados en el suelo. El día que se retire estaré en el Metropolitano aplaudiéndole, no lo duden, y seguro que me emocionaré sólo con pensar que vi el inicio y final de una de las leyendas de mi Atleti. Qué bonito es el fútbol.


Foto de portada: atleticodemadrid.com

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies