El aullido del lobo

Nada ni nadie le pudo parar. Le pegaron, le empujaron, le agarraron, le insultaron… y Costa ni se inmutó. Debe ser desesperante tener que enfrentarse a una bestia así. Se posó la luna llena sobre el cielo de Tallín y el delantero se transformó en el lobo feroz que los rojiblancos echábamos de menos, el que huele el miedo de la presa y sabe cómo hacer sangre en el rival.

En una noche para enmarcar, actuó como el líder de una manada hambrienta de títulos, de un grupo que ha deambulado mucho por Europa y que ahora está haciendo del viejo continente algo suyo. Para eso, en menos de un minuto, cuando el rival aún estaba subiéndose las medias, Costa guerreó contra Ramos y Varane para poder fusilar a Keylor. Luego, como una fiera salvaje, corrió tras la portería y aulló como jamás lo había hecho frente a sus aficionados, los de su Atleti.

Diego Costa es un jugador de grandes noches y, como esta vez, también guio a la manada en otro gol en el Bernabéu. La imagen del delantero gritando y Arda agarrándole la camiseta quedará para la historia. En Lisboa, sin embargo, sólo duró 9 minutos. El Atlético de Madrid ha recuperado a su mejor depredador, a un Costa que ha sido ninguneado, criticado y catalogado de cosas muy feas por una parte de la prensa y, amigos, no hay cosa peor que enfrentaros a un lobo herido con ansias de revancha.

Costa entre rivales. Foto: atleticodemadrid.com

Costa entre rivales. Foto: atleticodemadrid.com

El delantero siguió a lo suyo, olfateando el peligro. En el momento más delicado, cuando todo se ponía cuesta arriba, Diego se movió al único espacio en el que Correa le podía regalar la pelota, como ver a un asesino en la escena de un crimen, para así poder reventar el esférico sin dejar ningún rastro. Aulló la bestia de nuevo y las víctimas de su maltrato ya se daban por sentenciadas.

La próxima vez, antes de que se dignen a criticar a este pedazo de futbolista, piensen que nuestro lobo enrabietado jugará contra ustedes, que Simeone lo va a soltar esbozando una sonrisa y que ningún marcaje, por muy duro que sea, va a poder con él. Llevábamos mucho tiempo esperando este momento y esta vez nuestro lobo Costa está liderando a la manada rojiblanca más peligrosa de la historia… Este delantero ya está oliendo la sangre de su próxima víctima: Valencia, su  próxima víctima.

 

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. Hola, olvidas comentar que el primer gol “fue un fallo de Ramos y Varane y Keylor Navas, en realidad Costa no hizo nada, igual que en la selección, donde no hizo nada”

    Evidentemente me refiero a la prensa generalizada .. en fin

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies