Confianza y garra, como en 2016

Tras el partido frente al AC Milan lo vi todo perdido, tenía la sensación de que éramos un equipo simplón, sin personalidad y que las pasaríamos canutas para clasificarnos para Europa League en Porto. Sin embargo, tuvieron que salir un par de tipos con personalidad para cogerme de la pechera, darme un par de hostias y decirme: ¡Que somos el Atleti, cojones!

El primero fue Gabi. Qué capitán era y es. Habló ante los medios de comunicación para dejar las cosas claras a la caverna y a los atléticos afligidos: «Llevamos diez años así. Todo el trabajo que llevan hecho no se puede difuminar así. Creo que van a ganar el sábado, que es lo más importante, porque es el próximo. Y el martes van a volver a ganar en Oporto«. De repente, me quitó la tontería de Europa y me trajo a tierra: partido a partido.

Las palabras de Gabi siempre deben ir a misa. Pero les di más importancia porque él sabe perfectamente cómo está el equipo, durante sus entrenos con los chavales pasea por los campos de Majadahonda, habla con sus excompañeros, aconseja a los nuevos, transmite la pasión rojiblanca y tiene ese buen ‘feeling’ con el equipo. Sigue siendo capitán y apunta muchas maneras como digno sucesor del Cholo.

Me gustó la reivindicación de De Paul. Tras el batacazo de Valencia y Milan, dio la cara y levantó los ánimos con un mensaje muy claro a la afición: «CONFÍEN«. Una promesa que se certificó en el campo, la mayor goleada de la temporada y con el argentino mostrando esa garra y personalidad que tanto se asemeja a la del Cholo jugador. Lleva poco tiempo, pero a este muchacho hay que hacerle caso siempre.

Luego me puse a pensar y le di normalidad al asunto. Recuerdo esa dramática fase de Octavos ante el PSV en 2016. No fuimos capaces de meterle un solo gol en dos partidos y pasamos llorando en una tanda de penaltis en el Calderón. Sin embargo, ese año alcanzamos la final cargándonos al Barcelona de Messi y al Bayern de Munich de Lewandowski. También el año del Qarabag, donde el equipo remontó el vuelo ganando la Europa League, Supercopa de Europa y no ganaron la liga casi de milagro. Con esto digo que la temporada acaba de empezar y queda mucho por recorrer.

Gabi, durante la final de Champions de 2016.

Además, el destino también es caprichoso. Recuerden el gol de Jorge Molina en el Camp Nou la temporada pasada, la parada de Oblak a Joselu, el penalti en Elche o la remontada a Osasuna. Y a todo este combo hay que sumar a Diego Pablo Simeone, un «animal competitivo» con muchos «cojones» -como así lo reconocen Mou y Cristiano- que apuesta sí o sí por un tridente y que va a morir por ganar cada partido.

El suspiro de Simeone ante el Cádiz me gustó. Su obra con Lemar como capitán general empieza a tomar forma. En esta salsa también entra Griezmann, Joao, Llorente, Carrasco o Correa. Hay que ajustar los fallos y despistes defensivos, pero no es algo que sea imposible de hacer. En cuanto Cholo encaje la pieza que falta en el puzle, creo que vamos a ver al mejor Atleti de la historia. CONFÍEN y revienten el estadio ante el Mallorca.

Autor: Antonio Rodríguez

Periodista digital, de papel o de lo que sea, pero siempre reinventándome. Escribo sobre lo que me gusta y lo comparto con vosotros. De Almería. Música y mucho Atleti. Si se cree y se trabaja, se puede.

Comparte este contenido en
468 ad

1 Comentario

  1. Sr. Antonio haría usted el favor de darle unas clases teórico-prácticas a gente como Gonzalo Miró, las están pidiendo a gritos o es que comen del pesebre…

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies