Unocerismo a la fuerza

Hay veces en las que para conformar un relato, una tendencia, algo que persista en el tiempo, han de suceder cosas extrañas, incluso contrarias a la lógica, pero es así, sucede que cuando algo está predestinado a abrirse camino todo parece arremolinarse en torno, la teoría engulle a la práctica y a veces parece todo tan increíble como predestinado. La teoría del unocerismo en el equipo de Simeone va cogiendo fuerza y se sostiene en partidos como el que le enfrentó al Levante y en el que el Atleti hizo todo lo contrario a lo que un unocerista puro esperaría, pero al final dio igual, el resultado volvió a señalar otra muesca para hacer cierta una tendencia en la que todos se empeñan.

El Atleti por fin logró un partido completo, tal vez desde la visita del Borussia no regalaba un encuentro completo, en el que no desperdició la primera mitad, ni entregó de manera insultante el balón, ni tampoco se mostró impotente con él. Bien al contrario, se aferró a la calidad de Vitolo, que se ganó la titularidad y jugó como si fuese el bien más preciado que hubiera conseguido nunca. Desde el minuto uno fue constante, dominó el medio, tuvo verticalidad en las arrancadas de Correa, en las apariciones de Griezmann y solo el infortunio hizo que no se fuese al descanso con un marcador bien a favor. La primera mitad dio también para una nueva lesión en defensa, la de Savic, al que sustituyó Giménez, para ver a Juanfran de nuevo en el lateral izquierdo, cumplidor. Para ver a un Santiago Arias con buen aire, para ver al VAR, actuando para anular un gol a Correa por una falta previa de Rodri que existió.

El VAR fue decisivo, esta vez a favor. Foto: Rubén de la Fuente

El VAR fue decisivo, esta vez a favor. Foto: Rubén de la Fuente

En la segunda mitad, el Atleti salió en la misma dinámica y encontró el gol en una internada de Thomas en el área que acabó en unas manos de Vucevic que el árbitro, o el VAR, quién lo sabe, interpretaron como penalti. El defensa del Levante tenía la mano apoyada, pero cortó la jugada y mandó la pelota a córner. No fue un encuentro fortuito, por lo que el penalti no debería haber generado debate. Era el minuto cincuenta y cinco y Griezmann puso en la escuadra la pelota desde la pena máxima. El Atleti no se conformó y siguió yendo a por el segundo gol aunque inevitablemente sufrió los embates del Levante, que trataba de estirarse en busca del empate. Se sostuvo bien, no dio el paso atrás habitual para atrincherarse en torno a Oblak y de ahí surgieron ocasiones para matar el partido. De Griezmann, también de Vitolo, de Koke, que dibujó un partido excelso en el centro del campo. El Levante tuvo la igualada en un contragolpe en el que Morales dejó en evidencia a Giménez y se plantó mano a mano, escorado, en los dominios del cancerbero rojiblanco. El mejor portero del mundo cumplió con su trabajo con sobriedad y desvió con el pecho la mejor ocasión del partido para los levantinistas. El Atleti no cerró el choque malogrando una y otra llegada dando evidencias del enorme problema que tiene con el gol en esta temporada y eso llevó la incertidumbre y la tensión hasta el final, lo que provocó el abrazo desesperado de Simeone a cada uno de sus hombres al acabar el partido, sabedor de la importancia de estos puntos y del esfuerzo realizado. Uno a cero, esta vez engañoso, casi ficticio, pero dijo un día un vendedor de Biblias modernas que a veces el universo se conjura para que las cosas sucedan y parece que sí, que el universo se empeña en colocar esa etiqueta a este equipo. Unocerismo forzado.

 

Fotos: Rubén de la Fuente

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies