Un desastre mayúsculo

No puede calificarse de otra manera que el tercer presupuesto de la Liga quede apeado de una de sus competiciones fetiche por un equipo de la segunda división B. Un desastre mayúsculo que puso de manifiesto todos y cada uno de los problemas que arrastra este Atleti de la transición. La Cultural, en noventa minutos primero, y en los treinta adicionales de la prórroga, que consumaron la defunción en la Copa de los rojiblancos, desnudó a los de Simeone; puso sobre el mantel, bocaarriba, para evitar de una vez por todas el farol, para asumir el escarnio, cada uno de los problemas a los que el preparador argentino se tendrá que enfrentar si quiere remontar el vuelo. Y claro, no para todos podrá encontrar una solución bajo la manga.

La cuestión es que el Atleti, advertido por la ausencia de sorpresas, por la dificultad para sellar sus pases de los otros grandes, salió metido en el partido y poniendo de manifiesto la separación de poderes que existen entre ambas categorías. Dominó y buscó el gol. En veinte minutos tuvo varias ocasiones, una muy clara de Vitolo, mano a mano con el portero, y ahí, cuando se encontró con su primer lastre, la acuciante falta de gol, se desinfló. Desde ese momento la Cultural creció e igualó diferencias y ya al acabar el primer tiempo el partido no parecía que enfrentara a uno de los poderosos de Europa con un Segunda B.

En la segunda parte Simeone, que había dispuesto un once inicial con Arias, Herrera, Filipe y el canterano Sánchez atrás; Herrera, Saúl, Llorente y Correa en el medio, con Vitolo y Correa en la punta de ataque, dejó en el banco a Herrera, que estuvo lento, impreciso, y ausente y dio entrada a Thomas tratando de poner criterio y empuje en la medular. El Atleti mejoró pero poco y de nuevo Vitolo se plantó mano a mano ante el que sin duda fue la figura del partido, el cancerbero Giffard, que atajó el gol al grancanario. Entró al partido el inédito Saponjic en sustitución de Llorente y antes de que tuviese tiempo de tocar el balón, Joao Félix sirvió una pelota a Correa para que éste hiciese lo más difícil, el gol que ponía por delante el partido y en teoría, cercenaba los sueños del humilde.

Pero no fue así, el Atleti se enfrentó entonces a su abulia, a su carácter reservado, a esa situación recurrente de ceder la pelota y el terreno, ya da igual quien quede enfrente, y esperar a que pase el tiempo. Es como si el marcador a favor encendiera un interruptor malévolo que transporta a los de Simeone a la sala de la indeterminación, donde no se distinguen ya los rasgos que su entrenador había grabado a fuego en este equipo. De esa manera, la Cultural fue invitada a meterse en el partido y así, mientras entraban hombres de refresco en su ataque, especialmente Kawaya, iba acercándose cada vez más a Adán, donde estaba el principal peligro de la noche. Efectivamente, en el primer balón colgado que cayó en los dominios del portero suplente del Atleti, éste despejó de puños como quien está acompañando a una viejita a cruzar la calle, y el rechace del rechace calló en las botas de Castañeda, que empalmó una volea inapelable al fondo de las mallas. Por el principio de acción-reacción el Atleti apuró los minutos finales atacando pero se estrelló una y otra vez con Giffard, que se agigantaba con cada parada.

Prórroga y en el Atleti se evidenció la profundidad de su plantilla, tan amplia como la de una piscina infantil de plástico. Su refresco fue Camello y Riquelme. Unos chavales para definir un partido durísimo, donde estaba en juego una competición entera. La lógica dictaba que la calidad se impondría al cansancio, pero no aparecieron ni lo uno ni lo otro. La Cultural no se cansó, el Atleti no pareció tener la calidad que necesitaba. Como resultado, llegó el segundo gol a la contra de los locales, tres toques, una buena definición de Sergio Benito y la inacción de un portero estatua dieron la eliminatoria a los leoneses. Hasta el final, el Atleti lo intentó pero solo apareció Giffard.

Y así es como una competición preciosa se convierte de súbito en un infierno, en una pesadilla, en un desastre que sólo deja algo positivo, la evidencia de la cantidad de cuestiones en las que tendrá que mejorar el Atleti si no quiere acabar convirtiendo su transición en un Via Crucis. Porque en la eliminación copera, como un jugador estúpido de póker, puso todas las cartas del defecto bocarriba, sin olvidar ninguna, para que ya nadie pueda dudar.

Foto: atleticodemadrid.com

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

4 Comentarios

  1. No sé que más tiene que pasar para que hechen al entrenador. Ayer se quejaba de que no tenía gol, pero, pidió a Ielson martínez, y lo hechó, a Cálini, y lo hechó, a Carrasco y tres cuartos de lo mismo, a Raúl Giménez que siguió el mismo camoino, a Gameiro que idem de idem…..
    Creo que hay más, todos lo sabéis. Ahora quiere obligar al club, a gastarse 80 millones de euros, en un jugador que en menos de 2 méses complirá 33 años, y que dentro de 6 quedará totalmente libre. Si el club acomete esta operación, ojalá sea el último atraco a mano armada que el Cholo haga al atlético.
    Este hombre tiene a algunos jugadores señalados Koke, es uno de ellos, hace años que ya no es el mismo. Saúl es otro al que está desquiciando, y si no se va el Cholo se irán ellos. Ayer me dí cuenta de que es una muy mala persona, creó problemas entre El Sevilla y el atlético por Vitolo, y desde que está aquí, antes no jugaba y ahora aunque sea el mejor, nunca le deja terminar los partidos.
    Yo pregunté que si nos eliminaran de la copa del Rey quien sería el responsaable. Por lo menos dice que es él, pero no toma medidas para cambiar la situación. Nos hechó de la copa y de la liga, y si alguien no lo remedia, nos hedhechará de la Champions.
    Lo malo es que si el año próximo no jugamos en europa, los ingresos no serán los mismos, y, claro, a desmantelar una vez más el equipo, y emmmmmpezar de nuevo.
    Espero y deseo que alguien con sentido largue al Cholo, y oljalá se despierte esa afición himnotizada, y el próximo domingo reciba al jefe con una gran pitada y le pida que se largue de una puta vez.
    ¡Qué cosas tiene la vida! La actitud de este impresentable, hasta hace importante al bueno de manzano, a fin de cuentas sólo nos hechó de la copa ante un segunda b, aunque ya no se le dió más tiempo.

    Escribe una respuesta
  2. Es precisamente cuando el equipo quiere tener la posesión del balón, cuando más se atasca y cuando más se manifiesta la falta de gol.

    El Atleti se había acostumbrado a jugar sin posesión del balón, presionando al rival, aprovechando contras y balones parados. Ese juego le ha dado resultados.

    Ayer, se infravaloró al rival. En el imaginario colectivo siempre aparece que ante un rival de categoría inferior hay que tener la posesión del balón y doblegarle por calidad, pero la Cultural respondió con la misma medicina que solía utilizar el Atleti, con una presión asfixiante, con garra y con un portero inspirado.

    Es más preocupante que el entorno sea capaz de influir tanto como para cambiar de sistema de juego, que la calidad o el nivel de juego que se les presupone a los jugadores.

    Escribe una respuesta
  3. En estas horas amargas, a mí me consuela leer a José Luis Pineda. Magníficas crónicas, la verdad por delante, destacando lo relevante y sin adornos gratuitos. Enhorabuena. Algo bueno que echarse al coleto referente al Atleti, en un día de hundimiento total, se agradece.

    Un inciso sobre el portero suplente : no sé a quién convendría tener ahí. Tampoco sé, y lo prefiero así, quién eligió a Adán, pero parece difícl convencer a alguien solvente para que caliente banquillo toda la temporada a la espera de una eliminatoria de Copa.

    La abulia tras gol, como bien destaca Pineda, reiterada hasta el hastío, es una de las características más reconocibles de nuestro equipo. Se siente, pero eso solo puede ir al debe del entrenador.

    Escribe una respuesta
  4. No siempre lo hago, aunque siempre leo con atención vuestras observaciones. Quería precisamente hoy, en estos momentos difíciles que atravesamos, agradecer vuestros comentarios y el cariño que siempre tenéis con estas crónicas.

    Un abrazo fuerte y ¡Aúpa Atleti!

    Escribe una respuesta

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies