Suplentes que parecen titulares

La primera ronda de la Copa es un esperpento que pone a las claras el absurdo sistema de competición sobre el que claman casi todos los estamentos. Al menos los más numerosos, aunque claro, tal vez los menos poderosos, y en esas, la Federación hace como el que oye llover. El caso es que, mientras que los ilusos seguimos esperando el anuncio del cambio a un sistema que ponga en valor una competición preciosa, de estos partidos solo se pueden sacar vagas conclusiones o sonoras ruinas. Tal y como se presentaba la noche, Simeone no quería dar lugar a que asomase un inoportuno desastre y dejó las pruebas del filial para sacar un equipo, que, siendo mayoritariamente suplente, pareció que podía ser titular.

Esa fue la principal conclusión de la noche. Que el Atleti tiene una plantilla solvente, que los jugadores que habitualmente no juegan, cuando les toca, lo hacen sin sentirse agraviados, ponen lo que tienen, juegan contra el Elche en una eliminatoria absurda como si estuvieran ante el Bayern, dirimiendo el pase a una final. Y eso, que pudiera parecer poca cosa, es mucho, sobre todo desde la perspectiva que da la tranquilidad de que hay un buen puñado de hombres que pueden ser titulares, aunque bien parezcan suplentes.

El Atleti acorraló al Elche desde el minuto uno y ya en el dos, Vietto falló el primer mano a mano con el portero. Desde entonces, los de Simeone quisieron resolver por la vía rápida cualquier atisbo de zozobra que dejaba el resultado abierto de la ida. Vietto se movió en la línea de ataque, jugó de espaldas, asistió, tiró paredes. No se puede poner un pego a su entrega, pese al recital de fallos cara al gol, calculo que algo inédito, que ofreció de nuevo en el Metropolitano. Abrió el marcador Giménez, ese uruguayo llamado a escribir su nombre con fuego en la Historia de este club, en un cabezazo premio a la insistencia. En dos minutos, Torres remató un rechace del portero del Elche, estrella de la noche, a tiro de Carrasco y sentenció de facto su la eliminatoria. No era un gol cualquiera, era un gol importante, el primero de un jugador que siente tan dentro al Atleti. Redondeó su noche Torres haciendo un golazo en la otra portería, mediada la segunda mitad, y pudo haber hecho historia completando el primer hattrick, pero de nuevo Vallejo no permitió el culmen de la bonita noche del canterano, que se reencontró por fin con el gol.

El partido dejó también la evidencia del bloqueo exagerado de Vietto, que se estrellaba una y otra vez frente al portero, incapaz de perforar sus dominios ni siquiera en las situaciones más favorables. Su entrega, su participación, su tesón constante dejaron los fallos en anécdota, y en un halo lastimero de conmiseración con esa desgracia ajena que también nos toca tan de lleno.

Un partido para creer en un equipo en toda la dimensión de la palabra que deja una excepción, inevitable en cada regla: Gaitán, un jugador que ofreció un capítulo más de su desconexión. Una apatía que Simeone ha tratado de combatir de todas las maneras posibles. No será por falta de oportunidades por lo que Gaitán se marchará sin triunfar de un equipo que ha puesto todo para que se pudiese sentir cómodo.

Nada es perfecto, pero el equipo de Simeone resolvió la primera eliminatoria de esta esperpéntica Copa dando sensaciones a todos los que, en un número mayor de lo esperado, se dieron cita en ese día intempestivo para estar siempre con los suyos. El Atleti espera el sorteo y deja claro que quiere ganar la Copa del Rey.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

 

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies