Octavos a golpe de corazón (2-1)

Da igual que se juegue contra el líder, contra el colista, contra un equipo reputado o uno desconocido. Da igual si está en juego la vida o ese adelanto de rico que es clasificarse para octavos dos jornadas antes de concluir. Da igual si hace frío, si el ambiente está gélido, si la gente dudó sobre si quedarse en casa e ir sacando las enagüillas. Da todo igual porque el Calderón es uno de esos lugares donde siempre se encuentra un resquicio para la emoción, donde lo imprevisible es rutina, donde el fútbol a veces es tan sólo una excusa. Vino el Rostov y lo que hubo fue un partido que se resolvió en el último minuto del añadido. Doce puntos, otros octavos. Una noche para olvidar. Una noche para recordar.

Los rusos ya advirtieron en su casa que eran un rival recio. No fue una novedad, ni una sorpresa, pero el Atleti salió contagiado del ambiente frío en la grada, tal vez creyendo que aquello caería por su propio peso, al fin y al cabo era el Calderón. Desde el primer minuto el Rostov dejó claro que no venía a hacerse fotos ni cambiar camisetas. Planteó un partido tosco, fuerte, con jugadores hipermotivados, que daban la vida en cada cruce, doblaban las ayudas, eran solidarios, derrochaban un físico sorprendete. Dos contra unos constante, robar, perder y volver al orden. Dos líneas perfectamente pertrechadas que el Atlético no supo abordar en ningún momento del partido. A ratos en la primera mitad imprimió velocidad en la circulación, trató de llegar por la derecha con un Vrsaljo, que había dado descanso a Juanfran y puso voluntad, algún que otro buen centro, tal vez demasiado precipitados, pero poco más. Se atascaba y se atascaba el Atlético al que el trabajo sucio de Torres por tratar de alcanzar balones colgados no le llegaba, no ya para el gol, sino tampoco para crear situaciones.

Griezmann hizo lo más difícil, abrió la lata: pescó un balón perdido dentro del área y metió un golazo en un remate preciosista que puso en pie al Calderón. El gol fue tan bonito que dio la sensación de que Filipe y Godín estaban todavía celebrándolo cuando Sardar culminó un vertiginoso contragolpe para el Rostov para poner el empate apenas un minuto después. Del veintiocho al treinta, en dos minutos, dos goles. La obra de arte de Griezmann que parecía abrir la verja de un partido que se ponía feo y el empate de un iraní que regresó todo al mismo sitio para mostrar que el Atleti, en defensa, a veces también falla.

El resto del encuentro fue una agonía constante de los de Simeone que no encontraron un resquicio en la fortaleza defensiva rival. El argentino puso a Gameiro, también a Correa, pero apenas hubo un par de tímidos acercamientos por parte de Torres y un disparo lejano del francés, que salió recién estrenada la segunda mitad sustituyendo a Saúl. El tiempo consumía la esperanza del Atlético y agigantaba a un Rostov que, cada vez más seguro de sí mismo, pagaba cansancio con más voluntad. Precipitación, prisas, imprecisiones, y un reloj galopando hasta la sorpresa que iba a ser cuando ya en el noventa y tres, un balón peinado por un defensa ruso, dejó el balón en la bota de Griezmann y el francés, con la sutileza de un genio lo puso dentro de la portería para desbordar de locura el Manzanares.

Dos goles de un artista francés para desatascar uno de esos partidos malos e imposibles. Emoción, locura y éxtasis final. Muchas notas en la libreta de Burgos y una nueva clasificación anticipada a octavos de la final de la Champions League. El sueño del Atlético libera un obstáculo y camina firme hacia delante.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

infographic_es_279309_squads_770

 

 

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies