Goles contra la crisis

Simeone no se dejó influenciar por los vientos de crisis ni por los golpes en el pecho de los advenedizos tras la eliminación copera, y dispuso un once tipo en el que Torres volvió a ocupar la punta de ataque tras las bajas de Costa y Gameiro. El Atleti hizo también una primera parte tipo, una de esas en las que el rival lo espera atrás, ordenado, tratando de dejarle la iniciativa para ver si así se atraganta como algunas veces le ocurre cuando tiene que disponer las cartas sobre la mesa. Y sucedió como en muchas ocasiones, el Atleti se vuelve áspero cuando tiene que pensar con el balón y cuando la obligación a la victoria le acucia, como era el caso ante un rival en teoría tan débil como Las Palmas.

Con todo, Gabi y Torres pudieron abrir el marcador, y también Griezmann, que mandó al larguero un remate de espuela que hubiera sido uno de los goles del año en la Liga. Los de Paco Jémez se emplearon a fondo en cada balón, tratando de mantenerse juntos y se mostraron como un equipo muy distinto en defensa de lo que venía siendo habitual en sus últimos partidos. Con eso, llevaron el empate hasta el descanso y el Atleti se marchó a vestuarios con una sensación de incordio y un runrún incipiente en la grada.

En la segunda mitad, Simeone dejó en la ducha a Koke y puso en el campo a Carrasco, que aportó la marcha más que necesitaba el Atleti para sacar adelante el partido. En el minuto sesenta, Juanfran robó un balón en tres cuartos de campo propio y habilitó un pase largo para una cabalgada excelsa de Griezmann, que culminó con un toque sutil cruzando al palo largo de Chichizola para abrir el marcador y el partido. A partir de ahí, los grancanarios se descompusieron de a poquito y para el Atleti todo fue coser y cantar.

Los de Paco Jémez rompieron líneas en el sentido estricto de la expresión y eso dejó los espacios que el Atleti necesita para ser mortal. Ahí, Griezmann empezó a moverse a su antojo y Torres y Carrasco, también Correa, eran un peligro constante para la meta amarilla. En un robo en el medio, de nuevo en tres toques, Torres dribló a su par en la frontal y fusiló al cancerbero grancanario para hacer un gol que recordó al de sus mejores tiempos. Salió Vitolo y ofreció diez buenos minutos en los que sirvió un balón para otra carrera larga de Carrasco que puso a Thomas en bandeja el tres a cero.

El Atleti consiguió los puntos que necesitaba para mantener su cómoda ventaja en la Liga y lo hizo mostrando sus dos caras, incómodo tratando de llevar la iniciativa, desbocado cuando se abren los espacios. Tres goles para sofocar los rumores de crisis y afrontar con ilusión las dos competiciones en las que todavía sigue vivo.

 

Foto: clubatleticodemadrid.com

 

Autor: José Luis Pineda

Colchonero. Finitista. Torrista. Nanaísta. Lector. Escribidor a ratos. Vivo en rojiblanco.

Comparte este contenido en
468 ad

Envia un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies