Crónica de la indignidad
Jul06

Crónica de la indignidad

El pasado verano Antoine Griezmann nos engañó a todos. Engañó al Barcelona, que había estado intentando contratarlo con ahínco, y aprovechó su interés para que el Atlético de Madrid le entregase las llaves de su futuro inmediato, con más de veinte millones por temporada de por medio. Pero sobre todas las cosas engañó a la afición del Atlético de Madrid, que es la que durante todo este tiempo ha aguantado sus boberías, tan lejanas de...

Lee más
Fernando Torres el Presidente
Jun24

Fernando Torres el Presidente

Torres apareció en mi vida en medio del caos: el Atleti en Segunda, algo que ahora es Historia pero entonces nos resultaba inimaginable, imposible de entender y digerir. Acababa de abandonar el que creía uno de mis sueños por haberme dado cuenta, la realidad a veces se muestra, de que no era tal, el amor golpeaba bajo, la duda lo devoraba todo, como aquella Nada implacable de la historia interminable. Y en ese momento apareció el...

Lee más
Denuncien
Jun19

Denuncien

El año pasado, cuando Griezmann decidió quedarse en el Atleti, defendí a capa y espada que era algo muy importante, que trascendía el asunto deportivo. Sí, el Atleti podría contar con uno de los mejores jugadores del mundo, con todo lo que eso podría repercutir en el campo pero más allá de eso, alcanzaba un punto de inflexión que, al menos su hinchada, llevaba tiempo buscando. Desde que llegó Simeone, el éxito se ha ido construyendo a...

Lee más
La nostalgia y el futuro
Jun10

La nostalgia y el futuro

Son estos tiempos extraños, veníamos poco a poco y ahora de repente despidiendo a aquellos que fueron bastión de un tiempo único, que nos acompañará para siempre. Nos sucede de cuando en cuando en la vida, miramos atrás y vemos aquello que se ha perdido. Los primeros pasos del bebé, aquella mirada suya, tierna, inocente, casi imaginada porque la memoria es también inteligente. Las palabras del niño que no entiende y que ya no existe,...

Lee más
¿Qué nos queda?
Jun03

¿Qué nos queda?

Nos quedan un buen puñado de momentos imborrables: el cabezazo de Barcelona, también el de Lisboa, nos queda ese gesto de raza uruguaya imperecedero, el día del Athletic que trajo el recuerdo de Arteche, la sangre, real y figurada. Nos queda aquella vieja sensación de seguridad, de impenetrabilidad, el confort de sentirse siempre en la seguridad del hogar. Nos queda el gesto contrariado de la incomprensión y después el trabajo...

Lee más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies